Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Arenas movedizas

La barbacoa de Enric

Carlos Herrera

Enric es Enric Urrutia, barcelonés que ronda la cincuentena, profesional del cambiante mundo discográfico y del audiovisual, persona de bondadoso trato y de principios serenos, firmes y cordiales. He tenido la suerte de trabajar con él en el piloto de un programa itinerante de cocina que queremos llamar ¿Dónde comer? y que pretendemos emitir próximamente en algún canal de los cientos de miles que pueblan el espectro español. Gracias a ese piloto pude conocer al gran y perverso Pere Soley, el más iconoclasta de los críticos gastronómicos del país, que tantos rincones sublimes me ha descubierto, amigo a su vez de este hombre singular y afable al que dedico hoy este suelto. 

No es que Enric me haya invitado a su casa en Sant Cugat a compartir una de esas espantosas -o no- barbacoas que se perpetran los fines de semana en cualquier adosado de las afueras, no; La barbacoa responde al título de la interesantísima película documental que, dirigida por él, se acaba de estrenar en los cines españoles y que, mediante la mezcla de ficción y realidad, realiza una serie de reflexiones acerca de nuestra alimentación, la de los humanos, que merece algún pensamiento que otro. Enric es vegetariano, nada radical debo decir, y se pregunta en su cinta si los animales reciben un trato injusto por parte de los humanos. Lo hace sin aspavientos, sin ira gestual, sin dramatismos innecesarios; de haber sido un panfleto propio de colectivos en permanente postura de desagrado no le hubiera prestado ni un minuto de atención. Al contrario: lo dice de manera que este que suscribe, carnívoro confeso, se ha parado a considerar alguna de las preguntas que se hace en su película. Por ejemplo: ¿es posible una alimentación sostenible sin tener que matar a animales que solo has criado para eso? Nosotros nos consideramos superiores a un cordero -y yo soy de los que cree que lo somos-, pero muchos creen que ello no nos autoriza a disponer su crianza y su muerte para nuestro placer. No solo para nuestro sustento. Y digo que merece ser vista la película, llena de documentos fílmicos muy bien dispuestos, porque lo que pretende Urrutia no es que todos nos convirtamos al momento en vegetarianos rígidos e intransigentes, sino que tendamos a seleccionar un consumo de carne cada vez más ecológico, es decir, comer menos carne pero de mayor calidad. La carne de las granjas intensivas, por ejemplo la de los pollos, poco tiene que ver con la de los animales criados en libertad, picando aquí o allá, eso lo sabemos todos; bien es verdad que nos preguntamos si habría pollos para todos y si el precio sería soportable por la mayoría en el caso de prescindir de esos lugares de tortura en los que las gallinas viven atenazadas a una línea de producción con luces de simulación para que no crean que se ha hecho de noche. Posiblemente no, pero merece alguna deducción, algún proceso reflexivo que nos lleve a preguntarnos: ¿por qué como lo que como? ¿Qué pasaría si redujese el consumo de proteína animal y aumentase la ingesta de vegetales, verduras y hortalizas, algunos de ellos especialmente apetitosos?

Resulta innegable que hemos llegado a un grado de explotación de los recursos de nuestro entorno que resulta atroz. Los mares, por ejemplo, parecen esquilmados, especialmente en las aguas para pesca de bajura, de proximidad. Hubo un tiempo en el que la simple observación submarina garantizaba el espectáculo de la diversidad y la abundancia. Hoy resulta desolador asomarse a los mismos paisajes que cuarenta o cincuenta años atrás mostraban riqueza: ya no queda casi nada, y lo que queda no rebosa la calidad de hace unos años.

Si tiene tiempo y ganas, acérquese a alguno de los cines que pasa la película documental. Es interesante y está realizada por un vegetariano que no riñe. De hecho, yo he comido unos chuletones impresionantes a la vera de Enric y no me ha llamado asesino ni nada parecido. Me ha deseado buen provecho y no me ha dado la brasa con lo del respeto al animal ni al medioambiente. Se ha guardado el discurso y lo ha filmado en una buena película, que es mucho más práctico. 

publicidad
envíar consulta

ENVÍA TU CONSULTA

Consultorio de Análisis Técnico
El analista técnico Josep Codina responde a una selección de dudas que le planteen los lectores de Finanzas.com. realiza tu consulta
publicidad
publicidad