Goldman prevé que la Fed doble el tapering en enero y suba tipos en junio

El banco de inversión dibuja tres subidas de tipos y un recorte en la compra de deuda de cara a 2022

La Fed anunció hace menos de un mes la rebaja de 15.000 millones de dólares mensuales respecto los 120.000 millones de dólares al mes que el banco central estadounidense invirtió en compra de deuda durante la pandemia, pero Goldman Sachs prevé que el tapering se duplique a partir de enero, y acabe con una subida de tipos a partir de junio.

Así lo detalla el banco en un informe a sus clientes que ha podido ver finanzas.com, en el que se señala que "durante las últimas semanas, miembros de la Fed han indicado su preferencia por un ritmo más alto de tapering, o que al menos están abiertos a discutirlo en el encuentro de diciembre".

Publicidad

El informe cita a dos miembros del comité federal que en el pasado se mostraron reacios a esta medida, y que ahora han alegado que el debate sobre esta aceleración en la reducción de compra de deuda "era apropiado", y que "deberían apoyar la medida si las condiciones del mercado laboral continúan mejorando y la inflación sigue siendo fuerte".

Para Goldman, está incipiente apertura hacia un tapering más rápido es un indicativo probable de expectativas de inflación más altas de las esperadas, y también de la convicción de los miembros de la Fed de que la medida no causará un shock en los mercados financieros.

Goldman confía en la Fed, y en el paro

Partiendo de este escenario con más proclives a acelerar el tapering, Goldman Sachs anticipa que la entidad dirigida por Jerome Powell anunciará en diciembre el recorte de sus compras de deuda a partir de enero, y pronostica que la rebaja será dos veces mayor que la anunciada en noviembre.

Es decir, que si en noviembre la Fed pasó a gastar 15.000 millones de dólares menos al mes, a partir de enero reducirá sus compras 30.000 millones, lo que dejará su gasto total mensual en 90.000 millones de dólares al inicio de 2022.

Publicidad
Publicidad

Si esta proyección se cumple, Goldman considera que el banco central estadounidense volverá a recortar su ritmo de compras dos veces más, y esperará a junio para subir los tipos de interés, momento en el que habrá "unos cuantos informes adicionales sobre la situación laboral", reza el informe.

De acuerdo a la proyección del banco de inversión, los tipos de interés subirían tres veces en 2022, por lo que a la subida inicial de junio le seguiría otro aumento en septiembre, y uno más en diciembre. A estas tres subidas del próximo año, explican desde Goldman Sachs, le seguirían otros dos incrementos en 2023.

"El riesgo más grande para (que se cumpla) nuestra expectativa de un despegue temprano es que algunos participantes vean difícil conciliar una diferencia grande en el mercado laboral en comparación con los niveles prepandemia, teniendo en cuenta el compromiso de la Fed de que no subiría los tipos hasta que el mercado laboral alcance el empleo máximo", afirma el informe.

Desde Goldman, no obstante, confían en que el panorama del mercado laboral a mediados del año que viene sea lo suficientemente bueno para que los miembros del banco central de EEUU "estén cómodos" asumiendo que los niveles alcanzados son, de hecho, de máximos en términos de empleabilidad.

Los cálculos del banco para el paro en Estados Unidos a fecha de junio de 2022 muestran cifras de un 3,7 por ciento de personas desempleadas, un ratio de desempleo que llevaría a que "incluso los pesimistas" dentro de la Fed concluyeran que es "voluntario o estructural", después de un periodo prolongado de tiempo "en que las oportunidades laborales han sido abundantes".

Publicidad

La continuidad de Powell es más favorable a esta tesis

El mercado lleva tiempo anticipando este movimiento dibujado por Goldman Sachs en su informe, y con la reelección de Jerome Powell como presidente de la Fed en lugar de Lael Brainard, se espera un giro más agresivo del banco central americano.

Silvia Dall'Angelo, economista senior del negocio internacional de Federated Hermes, explica que "la elección supone la continuidad de la política monetaria, en un momento en que la Fed se enfrenta a retos cada vez más intensos".

"Tanto Powell como Brainard tienen una reputación consolidada de “palomas” y es probable que mantengan un enfoque paciente en la gestión de la política monetaria", cuenta Dall'Angelo, añadiendo que "es probable que las políticas se inclinen por el lado acomodaticio mientras haya poca claridad sobre las tendencias subyacentes de la inflación y el mercado laboral debido a las distorsiones relacionadas con la pandemia".

Miguel Ángel Rodríguez, experto en divisas, explicó en el podcast de cierre de mercados de finanzas.com que “la diferencia entre uno y otra es pequeña, son los dos dovish, proclives a tipos de interés más bajos y más estímulos, pero Powell se considera algo más halcón”.

Publicidad
En portada
Publicidad
Noticias de