La Fed activa el tapering. Los estímulos contra la pandemia tienen los meses contados

La Fed empezará a retirar en pocos días los estímulos de la pandemia, pero rechaza que los tipos de interés se deban subir antes de tiempo

La Reserva Federal (Fed) recortará sus compras mensuales de bonos -tapering- en noviembre con planes para terminarlas en 2022. Pero se mantiene firme en la creencia de que la alta inflación resultará "transitoria". Opina que, probablemente, no requiera un rápido aumento de los tipos de interés.

El banco central estadounidense sí admitió las dificultades que generan los problemas de suministro en la oferta mundial. Éstos se suman a los riesgos de la inflación. La Fed asegura que "espera que sean transitorios", pero que deberían suavizarse antes de provocar una caída anticipada de los precios.

Publicidad

"A medida que ceda la pandemia, los cuellos de botella de la cadena de suministro disminuirán y el crecimiento del empleo volverá a subir", dijo el presidente de la Fed, Jerome Powell, en una conferencia de prensa después de la publicación del último comunicado del banco central.

"Y mientras eso no suceda, la inflación disminuirá poco a poco desde los niveles elevados de hoy".

En su declaración posterior al final de una reunión de dos días, la Fed dijo que, a la luz del "progreso sustancial adicional" en la economía, comenzará a recortar sus compras de bonos. Es lo que se esperaba. Esto marca un cambio formal lejos de las políticas implementadas en marzo de 2020 para combatir la fuerte recesión y los despidos masivos causados ​​por la pandemia de Covid-19.

Inflación: cuestión de matices

Sin embargo, incluso al anunciar un recorte mensual de 15.000 millones de dólares sobre 120.000 millones en compras mensuales de bonos del Tesoro y valores respaldados por hipotecas (MBS), la Fed se esforzó muy poco para indicar cuándo puede comenzar la siguiente fase de "normalización" de la política. Es decir, cuándo aumentará los tipos de interés.

"La actividad económica y el empleo han seguido fortaleciéndose", dijo el Comité Federal de Mercado Abierto.

Publicidad
Publicidad

Pero el cónclave no cambió su intención de dejar su tasa de tipos interés de referencia cerca del cero hasta que la inflación haya alcanzado el 2 por ciento y esté "encaminada a superar moderadamente el 2 por ciento durante algún tiempo".

En general, el banco central todavía cree que la alta inflación reciente disminuirá, pero un pequeño matiz en el lenguaje indica que los funcionarios de la Fed ven que el proceso de normalización de los precios tomará más tiempo del esperado.

La inflación según la medida preferida de la Fed, el índice de precios de los gastos de consumo personal, ha duplicado la tasa objetivo desde mayo. Pero los funcionarios estadounidenses se muestran reacios a cambiar su perspectiva de política hasta que esté claro que el ritmo de los aumentos de precios no disminuirá por sí solo.

La Fed ajustará la velocidad del tapering a la recuperación

La Fed instruyó a sus agentes de mercado en Nueva York para que comenzaran a ejecutar el tapering a mediados de este mes, pero este miércoles solo presentó ese plan para noviembre y diciembre.

Así, a partir de mediados de mes, comprará 70.000 millones de dólares en bonos del Tesoro y 35.000 millones de MBS. El ritmo decaerá a 60.000 millones en bonos del Tesoro y a 30.000 millones de MBS por mes a mediados de diciembre.

Publicidad

Los legisladores, dijo la Fed, juzgan que "las reducciones similares en el ritmo de las compras netas de activos probablemente serán apropiadas cada mes, pero (están) preparados para ajustar el ritmo de las compras si los cambios en las perspectivas económicas lo justifican".

Si la economía continúa progresando como se espera, la Fed podría terminar de reducir esas compras a mediados del próximo año, dijo Powell. También hizo hincapié en que tienen la flexibilidad de acelerar o ralentizar la puesta a punto en función de lo que suceda en la economía.

Las bolsas reaccionan al tapering con tímidas alzas

Las bolsas estadounidenses ganaron terreno tras la publicación del comunicado.

El índice S&P 500 borró una modesta pérdida intradiaria para subir el 0,50 por ciento. El rendimiento del bono de referencia del Tesoro estadounidense a diez años aumentó a aproximadamente el 1,59 por ciento. El dólar se debilitó frente a las monedas de los principales socios comerciales de los EEUU.

Publicidad

"Están cubriendo sus apuestas, pero eso no es nada nuevo, porque hemos escuchado públicamente que están un poco menos seguros de que los precios van a bajar tan rápido como pensaban", dijo Joseph LaVorgna, economista jefe para América de Natixis en Nueva York.

"Junto con las interrupciones del suministro, las cosas simplemente se alargan un poco más y la declaración de la Fed refleja esas realidades".

Un reportaje de Howard Schneider; con información adicional de Jonnelle Marte, Dan Burns y Herbert Lash; editado por Paul Simao; editado al español por Ismael García (finanzas.com)

En portada
Publicidad
Noticias de