Alemania trae más agitación a las bolsas

Los analistas esperan una nueva caída del índice ZEW por quinto mes consecutivo. Junto al IPC de los Estados Unidos serán los datos de los que estarán pendientes los mercados

Las bolsas europeas mirarán con especial atención a Alemania esta semana. 

No solo por el rendimiento del DAX 30, el principal selectivo germano y una de las referencias de los parqués europeos, sino por la publicación de un dato que apunta a transmitir inestabilidad a la comunidad inversora.

Este martes se conocerá el índice ZEW, la encuesta mensual elaborada sobre una muestra de 350 inversores institucionales y analistas, que sirve como termómetro para medir sus expectativas.

Tras cuatro meses consecutivos a la baja, el mercado espera una nueva caída.

60 puntos menos desde mayo

Dentro del índice ZEW se incluye el componente de expectativas, que mide el sentimiento de los inversores encuestados de cara al futuro rendimiento de los mercados.

La última vez que este indicador subió fue hace cinco meses, cuando repuntó en más de 14 puntos en mayo frente al mes anterior.

Publicidad
Publicidad

Desde entonces, las lecturas han sido a la baja, siendo el desplome de agosto, cuando retrocedió en más de 20 puntos, la mayor rebaja del año.

El consenso espera ahora una nueva caída, aunque de menor tamaño. En septiembre, el indicador ZEW se situó en 26,5 puntos, mientras que el nuevo dato apunta a perder tres puntos más hasta los 24.

La publicación de la cifra en septiembre le costó una pérdida al DAX 30 del 2 por ciento en las dos siguientes sesiones bursátiles. La inestabilidad mostrada no solo por la referencia de la bolsa alemana, sino por la mayoría de los parqués en las últimas semanas, anticipa una nueva caída del selectivo.

Especialmente, después de que el DAX 30 cediera un 3,6 por ciento en septiembre, uno de los mayores desplomes de las plazas europeas el pasado mes junto al del Eurostoxx50, que se dejó un 3,5 por ciento. En comparación, el IBEX 35 apenas perdió un 0,5 por ciento.

La valoración actual subió en septiembre

Solo en cuanto a la valoración de la situación actual, otro de los componentes que sirve para medir el índice ZEW, se pueden encontrar lecturas positivas.

Este apartado repuntó en septiembre en 2,6 puntos  hasta marcar 31,9 puntos, lo que supuso un alivio en mitad de la incertidumbre que transmitieron las expectativas.

Publicidad

“Viene subiendo desde los niveles de febrero, que tenía una lectura de -67,2 puntos, y desde mayo ha subido en 72,0 puntos, mientras que el indicador de expectativas ha disminuido en 57,9 puntos en este mismo periodo”, explicaba Josep Codina, analista de la revista INVERSIÓN.

Nuevas alertas desde los EEUU

Si Alemania mandará un nuevo recado a las bolsas, la primera alerta llegó el pasado viernes desde los Estados Unidos.

La creación de empleo volvió a ralentizarse en septiembre: se incorporaron 194.000 puestos de trabajo, muy lejos de los 500.000 que esperaba el mercado e incluso por debajo de los 366.000 empleos -tras la revisión al alza del Gobierno- creados en agosto.

Publicidad

La tasa de desempleo se redujo en tres décimas hasta el 4,8 por ciento, lo que suavizó el impacto en Wall Street. Esta semana, sin embargo, llegarán nuevas cifras como el índice de precios al consumo (IPC), reflejo de la inflación, que se espera, no obstante, se mantenga en el 5,3 por ciento del mes pasado.

Solo bajará la inflación subyacente, dato que excluye los precios de la energía y los alimentos, y que caerá en una décima hasta el 0,1 por ciento, según el consenso de analistas consultado.

Mensajes para la Fed

El fortalecimiento del empleo y el control de la inflación fueron las condiciones marcadas por el presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell, durante su intervención en Jackson Hole

De cumplir con las dos, se procedería a la retirada del programa de compras mensual activados en respuesta a la pandemia el año pasado; algo que podría llegar este mismo año, de acuerdo a las declaraciones del dirigente del banco central estadounidense.

Sin embargo, la debilidad mostrada por el mercado laboral y la alta inflación que aún mantendrán los Estados Unidos podría alejar el tapering, del que muchos analistas ya veían posible que llegara el próximo noviembre.

Publicidad
En portada
Publicidad
Noticias de