La producción industrial se hunde el 4% y remata la semana negra de Alemania

La caída de la producción industrial en Alemania se suma al desplome de los pedidos a la industria, la caída de las ventas minoristas y el retroceso de los servicios

La producción industrial en Alemania sufrió una caída del 4 por ciento en agosto y se sumó a la colección de malos datos macro conocidos esta semana. Todo se tuerce para la locomotora de Europa, que pone en el riesgo el crecimiento del PIB.

Los cuellos de botella y la escasez de suministros de materias primas están causando estragos en Alemania. La producción industrial se derrumbó el 4 por ciento cuando el consenso de analistas solo esperaba una ligera contracción del 0,5 por ciento.

La cifra se suma al desplome del 7,7 por ciento que sufrieron este miércoles los pedidos a las fábricas alemanas y a la lectura negativa de las ventas minoristas.

Además, el PMI de Servicios en la zona euro, que tiene en Alemania uno de sus principales contribuidores, marcó su nivel más bajo en cuatro meses.

Las previsiones de PIB en Alemania están en riesgo

El dato de la producción industrial es importante por el efecto que podría tener sobre el PIB alemán. En concreto, los analistas de Bloomberg calcularon que la caída restará 0,7 puntos al crecimiento del tercer trimestre suponiendo que la tendencia bajista siga en septiembre.

De esta forma, su actual pronóstico de crecimiento del PIB del 2,1 por ciento quedaría reducido hasta el 1,5 por ciento en el tercer trimestre, en caso de que la industria no registre ningún crecimiento el mes que viene.

Publicidad
Publicidad

Igualmente, estos expertos avisaron sobre el flojo desempeño del sector servicios, que fue mucho más débil en agosto de lo que esperaban.

El problema es que la escasez de semiconductores no muestra signos de alivio, los precios de la energía suben y “la caída en los pedidos de fábrica indica riesgos a la baja para la demanda”, explicaron los analistas.

Los problemas son más graves de lo que se esperaba

El propio gobierno alemán dejó claro que los problemas son más graves de lo que se esperaba inicialmente por culpa de los problemas de suministro de materias primas.

Por estas razones, los riesgos para el crecimiento del PIB alemán están sesgados a la baja, apuntaron los analistas.

Con todo, el Instituto de Investigación Económica alemán (Ifo) lanzó un rayo de esperanza para el futuro, tras indicar que las expectativas de producción de la industria alemana han subido en septiembre.

Publicidad

Así, el índice de expectativas de producción, basada en una encuesta entre industriales, pasó de 27 puntos en agosto a 29 en septiembre.

En portada
Publicidad
Noticias de