El IBEX 35 cierra la semana como el peor de Europa lejos de los 8.800

El IBEX 35 cerró la semana como el peor índice de las bolsas europeas. Lejos de los 9.000 puntos, el selectivo cerró incluso por debajo de los 8.700 enteros

Las dudas volvieron a asaltar al IBEX 35 en la última semana, en la que el principal selectivo español fue el peor índice de las principales plazas europeas.

El retroceso fue del 1,9 por ciento, por encima del 1,45 por ciento que perdió el FTSE Mib o del 1,1 por ciento que se dejaron el DAX 30 alemán o el FTSE 100 británico. El CAC 40 se distanció de sus pares, pero también registró pérdidas del 0,4 por ciento.

En el caso del IBEX 35, el golpe semanal lo aleja aún más de su objetivo en los 8.800 puntos -los 9.000 enteros parecen ahora una quimera- e incluso cayó por debajo de la barrera de los 8.700 puntos: marcó, al cierre del viernes, 8.695.

Las renovables caen a doble dígito

Dos compañías renovables se anotaron las mayores pérdidas de la semana lastradas por dos informes negativos procedentes de Wall Street.

Siemens Gamesa acumuló una caída del 11 por ciento después de que JP Morgan redujera su recomendación de compra hacia neutral, principalmente por las menores expectativas de beneficios que esperan los analistas del banco de inversión.

La otra cotizada fue Solaria, que perdió un 12 por ciento tras la rebaja de otro gigante de Wall Street, Goldman Sachs, que también modificó su posición hacia neutral. Las acciones de Solaria retrocedieron hasta apenas superar los 15 euros, su nivel más bajo desde comienzos de junio.

Publicidad
Publicidad

Las pérdidas fueron generalizadas en el sector energético. Las acciones de Iberdrola lideraron las caídas con un desplome del 4,5 por ciento, seguidas de las de Endesa y Enagás, que retrocedieron un 3 por ciento, y se situaron como las más perjudicadas del sector.

El efecto de la incertidumbre

Durante la semana se sucedió una batería de datos macroeconómicos que imprimió más incertidumbre a la que de por sí ya arrastraba el IBEX.

La caída de la confianza de los inversores en Alemania; la publicación del Libro Beige de la Reserva Federal (Fed) estadounidense o la reunión del Banco Central Europeo (BCE) marcaron la agenda de la semana, pero no lograron despejar las dudas en las bolsas.

Algo que se refleja en dos sectores: la banca y el mercado inmobiliario. En este último apartado, las socimi Merlin Properties y Colonial se anotaron pérdidas del 6 y del 4 por ciento respectivamente.

En cuanto a los bancos, las cinco entidades que cotizan en el IBEX cerraron en rojo.

Publicidad

La peor parte se la llevaron las acciones del Sabadell y de Caixabank, que perdieron un 2,6 y un 2,4 por ciento. Le siguieron Bankinter, BBVA y Santander, con caídas por encima del 1 por ciento.

En el sector turístico, uno de los más perjudicados durante la temporada veraniega por el impacto de la variante delta del coronavirus, el peor rendimiento correspondió a IAG.

El grupo de aerolíneas se hundió un 6 por ciento en el parqué y perdió el nivel de los 1,8 euros por acción; una cota que cada vez se parece más a una resistencia en lugar de a un soporte.

La hotelera Meliá y el gestor aeroportuario Aena se dejaron un 1,8 por ciento en la semana, mientras que el grupo de reservas turísticas Amadeus cerró con un ligero avance del 0,5 por ciento.

Publicidad

Fluidra sigue al margen

De la quema generalizada del IBEX se salvó Fluidra, cuyos títulos avanzaron un 2,6 por ciento en la semana hasta acumular una revalorización del 85 por ciento en bolsa en lo que llevamos de año.

En los últimos compases del viernes, Bankinter otorgó un potencial del 15 por ciento a la compañía de piscinas, que incluso llegó a marcar nuevos máximos históricos el martes en los 37,65 euros. Al cierre del viernes se quedó a las puertas de este nivel.

Acciona, por su parte, subió un 1,4 por ciento mientras que Telefónica cerró en plano la semana, siendo de los pocos valores que lograron resistir las pérdidas del índice.

En portada
Publicidad
Noticias de