El BCE ajustará el volumen de compras y aplazará la reducción de estímulos

El BCE volverá al plan de principios de año de comprar bonos por 60.000 millones de euros

Llegó el día D. El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) se reúne, en la que se trata de su primera reunión después del verano, y los analistas esperan que el organismo anuncie un ajuste del volumen de compras pandémico.

Y es que cada vez es más difícil justificar la compra de bonos a razón de 80.000 millones de euros bajo el programa PEPP y otros 20.000 millones adicionales, máxime si las condiciones financieras en la eurozona son ahora más favorables, con los tipos a largo plazo cayendo tras las tensiones observadas en el segundo trimestre, mientras que las expectativas de subidas de tipos se han desplazado hacia el horizonte de 2024, explican desde Allianz.

Los expertos esperan que el BCE rebaje a 60.000 millones el volumen de compras. ¿Pero realmente es un tapering? No, se trataría de un regreso al plan inicial, ya que el BCE aumentó desde esta cantidad hasta los 80.000 millones cuando la rentabilidad de la deuda estadounidense de disparó y ante el temor de que produjera un contagio a la europea.

El BCE agotará los 75.000 millones del programa

Los cálculos de los analistas de ING y de otros organismos muestran que si se reducen las compras mensuales a 60.000 millones de euros en el último trimestre del año y a 30.000 millones de euros en los tres primeros meses de 2022, se agotarán los 75.000 millones de euros de todo el programa.

Opinón que comparten desde Muzinich & Co. “Esto recalibraría la compra mensual del PEPP hasta acercarse a lo que era la media del primer trimestre de 2021”.

Por su parte, desde Ebury y Jupiter AM no creen que haya cambios ahora en el volumen de compras de activos, pero sí que se ponga en diciembre la fecha para la reducción del volumen de compras. 

Publicidad

Mark Nash, gestor de fondos de renta fija de Jupiter AM, señala que "se espera que el BCE ponga en marcha el tapering en el cuarto trimestre, por delante de la Fed", lo que, según comenta, era algo que "no se esperaba".

Publicidad

Las grandes decisiones esperarán

Los analistas de Bank of America también esperan que haya un anuncio de una pequeña reducción del volumen de compras, pero el BCE no dirá nada sobre las decisiones importantes, que tendrán que esperar a la reunión de diciembre. 

“La fecha de finalización del PEPP, actualmente en marzo de 2022;  el ritmo del APP (Programa de Compra de Activos) una vez finalizado el PEPP; y una posible desvinculación del APP de los tipos en la orientación futura”, explican.

Para garantizar su credibilidad, será importante que el BCE aclare las condiciones para el momento de la normalización de los tipos de interés y las herramientas que se pondrán en marcha para alcanzar la meta de inflación, señalan desde Allianz.

Publicidad

Aunque los analistas recuerdan que la revisión estratégica del BCE de julio fue tan ambigua que permite a la presidenta del organismo, Christine Lagarde, no sentirse presionada si la inflación alcanza el 3 por ciento como el nivel actual. 

Cuando termine el PEPP no sería necesario hablar de una prórroga puesto que seguirá vigente el Programa de Compra de Activos (APP), pero la APP es menos ambiciosa (20.000 millones de euros en compras mensuales de activos) y menos flexible.

Revisión de las perspectivas macro

Finalmente, el organismo dará a conocer las nuevas previsiones de crecimiento y de inflación. En ellas, se espera que mejoren las relativas al PIB. 

En junio el organismo mejoró las estimaciones para la economía de la eurozona hasta el 4,6 por ciento en 2021 frente al 4 por ciento inicial. Para 2022, el incremento será del 4,7 por ciento.

Publicidad

Y, a cambio, reducirá las estimaciones de inflación, que para este año es del 1,9 por ciento y para 2022 del 1,5 por ciento. 

En portada

Noticias de