El oro cerrará su mejor mes desde julio apuntando a los 2.000 dólares

El oro cerrará mayo con una subida en torno al 7%. Los temores a la inflación, la debilidad del dólar y el fracaso del bitcoin impulsan al metal

La cotización del oro se dispone a cerrar el mes de mayo con una subida superior al 7%. El metal firmará su mejor mes desde julio cotizando en los 1.900 dólares, apenas un 5% por debajo del nivel psicológico de los 2.000 dólares.

El miedo a la inflación y a los efectos del coronavirus ya disparó la cotización del oro, que se vio igualmente beneficiado por el fracaso del bitcoin para funcionar como reserva de valor y protección contra el alza de los precios.

Igualmente, la debilidad del dólar y las perspectivas de una recuperación económica desigual a escala global por culpa de las variantes del coronavirus, fueron factores adicionales que impulsaron la cotización del oro.

De esta forma, el oro recuperó su papel tradicional como activo refugio, consiguiendo borrar todas las pérdidas que llevaba acumuladas en el año.

La inflación sigue siendo el foco clave en el oro

“El oro se dirige a su mayor ganancia mensual desde julio, ya que la inflación sigue siendo el foco clave", dijo Ole Hansen, jefe de estrategia de materias primas de Saxo Bank.

El interés de los inversores también se reflejó entre algunas manos fuertes, como los ‘hedge funds’, cuyas posiciones netas largas en oro están en máximos de enero.

Publicidad

Además, las participaciones en fondos cotizados (ETF) respaldados por lingotes de oro subieron en mayo después de tres meses consecutivos de caídas.

Algunos funcionarios de la FED insistieron en que las presiones inflacionistas deberían ser temporales pero la rotación hacia los refugios sigue su curso, señal de que los inversores no tienen tan claro que la inflación se vaya a relajar.

Publicidad

Un nuevo paradigma para el oro

De hecho, se empieza a hablar en el mercado de razones estructurales que apoyarían la trayectoria alcista del oro.

“Hemos entrado en un nuevo paradigma que estará dominado por tasas de interés reales profundamente negativas, alta inflación y tipos nominales bajos, un entorno de gran apoyo para el oro”, dijo Diego Parrilla, gestor del fondo Quadria Ineo.

A juicio de este experto, los bancos centrales no se arriesgarán a aumentar los tipos de interés para combatir la inflación por temor a pinchar la enorme burbuja que han creado.

Publicidad

Evidentemente, si la Fed hiciera lo contrario y ofreciera señales de un inminente inicio del ‘tapering’ o retirada de estímulos, el oro podría ver cortada su trayectoria alcista.

Y aunque las expectativas de inflación están prácticamente en máximos de ocho años, por ahora no hay señales de que esto vaya a ser así.

El dato de empleo de este viernes puede ser clave

Por el contrario, cualquier dato macroeconómico que salga peor de lo esperado presionará a la baja sobre los tipos de interés reales, lo que debería traducirse en un incremento de la cotización del oro.

Los inversores tendrán la ocasión de comprobarlo este viernes, cuando se publiquen las cifras de empleo en los Estados Unidos del mes de mayo.

Publicidad

Si el dato saliera más débil de lo esperado, podría “impulsar los precios del oro hacia los 1.975 dólares”, argumenta Howie Lee, analista de Oversea-Chinese Banking Group.

Por ahora, el oro batalla contra la resistencia de los 1.900 dólares pero si logra superarla, las proyecciones alcistas colocan al metal precioso en el entorno de los 2.000 dólares, los máximos del año pasado.

En portada

Noticias de