El calvario de las aerolíneas se prolongará hasta 2025

La facturación global de las aerolíneas sufre otro recorte adicional de 13.000 millones de dólares en 2022

Las aerolíneas llevan atrapadas en una tormenta perfecta para sus intereses más de dos años, y a juicio de los grandes inversores, todo apunta a que su calvario continuará al menos hasta 2025.

Así lo estimaba, al menos, el último informe del sector aéreo emitido por la consultora norteamericana, Bain & Company, que en sus últimas previsiones recortaba la facturación global esperada para las aerolíneas en 2022 en 13.000 millones de dólares, si las condiciones del mercado continúan como hasta ahora.

Publicidad

Los autores del informe, que el mes pasado proyectaban unos ingresos de 488.000 millones de dólares para las aerolíneas globales, reducían ahora esa cantidad hasta los 475.000 millones en su escenario más probable.

El cálculo, por tanto, supone un nuevo golpe a compañías como IAG, que no terminan de huir de una pandemia eterna y que, en el caso del conglomerado hispanobritánico, continúa impidiéndole salir airoso en su ataque a los 1,5 euros de cotización.

IAG (IAG)IAG (IAG)

0,010,45 %
1,34

Horizonte 2025 para las aerolíneas globales

"Varios vientos en contra hicieron que nuestro escenario de recuperación de referencia para 2022 bajara del 73 por ciento al 71 por ciento de los ingresos mundiales de 2019", explicaban desde Bain.

Esta reducción del 2 por ciento recalculado por la consultora se traducía en este recorte anteriormente mencionado de 13.000 millones de dólares para el año 2022. Un pronóstico en el que pesan desafíos como los continuos cierres por el Covid-19 en China, las previsiones de recorte del PIB mundial, y las consecuencias de la guerra en Ucrania.

Publicidad

El análisis de Bain, no obstante, recoge las posibilidades tanto de un escenario futuro algo mejor de lo previsto, como de uno peor. En el caso del primero, los ingresos globales de las aerolíneas llegarían a ser de hasta 501.000 millones de dólares, todavía significativamente por debajo de los 666.000 millones recaudados en 2019. En el segundo escenario, las ganancias se quedarían en tan solo 438.000 millones de dólares.

Publicidad

En este contexto intermedio, pero aun así devaluado por las graves dificultades macroeconómicas, las previsiones de Bain auguraban que el tráfico aéreo no recuperará sus niveles prepandémicos hasta el segundo trimestre de 2025, a pesar de destacar un factor muy importante que podría acelerar mínimamente este proceso:

"Un cambio notable en el panorama mundial es que la relación entre las tasas de infección por Covid-19 y el tráfico aéreo se ha vuelto menos lineal", explicaba el informe de la consultora.

"Recientemente, las tasas de infección han aumentado en muchos países, pero el volumen de los viajes (especialmente los entrantes desde otros países) depende ahora sobre todo de las políticas locales sobre Covid-19", añadían.

Es decir, que a ojos del estudio de la consultora, el temor inicial de los viajeros a subirse a vuelos tras el comienzo del fin de la pandemia parece estar relajándose, y lo que prima en el flujo aéreo es el grado de restricciones que imponga cada territorio.

Los vuelos domésticos en Europa palidecen ante los Estados Unidos

Teniendo en cuenta esta observación de Bain acerca de las restricciones domésticas de cada país, y que las limitaciones sobre el espacio aéreo con Rusia obliga a las aerolíneas a trazar nuevas rutas con el consecuente aumento de tiempo y costes en el trayecto, las previsiones de viajes entre Europa y Asia seguían cayendo en el análisis de la consultora.

"Esto refleja tanto el impacto de los cierres de China como el aumento de los costes de las operaciones debido a las prohibiciones de los vuelos sobre el espacio aéreo ruso", explicaban los autores del análisis.

Publicidad

Entretanto, agregaban, "los viajes aéreos nacionales de China podrían empezar a recuperarse este verano, suponiendo que los índices de Covid-19 mejoren".

En las perspectivas ofrecidas por Bain, la demanda de viajes domésticos norteamericanos se quedaría este a tan solo 3 puntos porcentuales de los niveles alcanzados en 2019, alcanzando el 96,92 por ciento.

El vuelo interregional europeo, en cambio, tendría que conformarse con una mejora hasta el 84 por ciento de los anteriores niveles, afectado más claramente por la guerra en Ucrania.

Publicidad

La demanda entre naciones asiáticas, de hecho, prácticamente igualaría los niveles europeos, a pesar de la severidad en las restricciones que se vive ya no solo en China, sino en otros países como Singapur. De acuerdo a las proyecciones de Bain, los vuekos intrarregionales asiáticos alcanzarán un nivel del 83,45 por ciento a finales de 2022, respecto al cierre del año 2019.

● Añada las noticias de finanzas.com a sus redes sociales: Twitter | Facebook | Linkedin | Flipboard. También en su app de mensajería: Telegram

En portada
Publicidad
Noticias de