Abengoa espera a la SEPI después del verano

Abengoa aplaza los vencimientos de deuda hasta septiembre tras la modificación de la oferta de TerraMar y al estimar que la SEPI no se pronunciará durante el periodo estival

Abengoa ha comunicado a la CNMV que extiende el vencimiento de los instrumentos de deuda NM2 hasta el viernes 3 de septiembre. De este modo, la sevillana espera a que pase el verano para que la SEPI se pronuncie sobre la petición de rescate de 249 millones de euros tras el último movimiento de TerraMar

El fondo que busca quedarse con el 70 por ciento de Abenewco1, la filial donde la ingeniera aglutina el negocio, anunció esta semana que adelantará 60 millones de euros si consigue el apoyo de la banca acreedora a su plan para la compañía. 

Publicidad

Este movimiento ha provocado que las entidades implicadas en la reestructuración le den la enésima oportunidad a la multinacional para lograr un plan de viabilidad que sigue supeditada a la intervención del organismo dependiente del Ministerio de Hacienda y capitaneado por María Jesús Montero.

La SEPI pasa por un momento delicado 

Con TerraMar como único ofertante, pues los minoritarios encabezados por Clemente Fernández siguen sin ofrecer otra alternativa para Abengoa tras el abandono de los Amodio, y el consejo de administración catalogando la oferta del fondo estadounidense como la única viable, la pelota está en el tejado de la SEPI. 

La cuestión es que el organismo vive un momento delicado después de que un juzgado madrileño suspendiese el rescate a la aerolínea Plus Ultra al considerar que no estaba justificado y reclamar a la empresa que presentase la documentación que así lo acredita. 

Publicidad

Por otro lado, se estimaba que antes de agosto, el mes clásico de vacaciones en España, la SEPI se pronunciase sobre alguna de las 30 peticiones de rescate que tiene sobre la mesa, pero no ha llegado al mercado ninguna información relevante sobre alguna de las cotizadas que pidieron ayuda. 

Publicidad

La difícil relación de Abengoa con la SEPI 

El presidente de Abengoa, Juan Pablo-López Bravo, tiene la misión de convencer a la SEPI, algo que no logró su predecesor, Gonzalo Urquijo, actual consejero delegado de Talgo

Hace ahora un año que Urquijo se acercó al Ministerio de Hacienda para hacer ver que Abengoa es una empresa estratégica para España, algo fundamental para recibir un rescate desde el Fondo de Solvencia aprobado por el Covid-19, y que, sin la pandemia, la compañía hubiese resistido. 

Pero encontró el no por respuesta en aquel momento al estimar la SEPI que la situación de quiebra técnica de Abengoa era previa al coronavirus y no ver clara la reestructuración anunciada en aquel entonces, donde los acreedores, el Banco Santander y KKR principalmente, se quedaban con Abenewco1.

“La SEPI no quiere a TerraMar” 

La sindicatura de accionistas minoritarios de Abengoa, Abengoashares, que aglutina a la mayoría del accionariado, el 20 por ciento del capital social, señala que la falta de respuesta de la SEPI se debe a que “son conscientes de que TerraMar vaciará la compañía, es su modus operandi, y por ello no quiere aportar el dinero”

Según el líder de la plataforma y candidato a la presidencia de Abengoa por parte de los pequeños inversores, Clemente Fernández, la SEPI era proclive a la opción de los Amodio con Ultramar y EPI Holding más los minoritarios. 

Publicidad

Pero los dueños de la rebautizada como OHLA se retiraron, tal y como informó finanzas.com, por el temor a que Abengoa salpicase sus buenas relaciones con el sector financiero español que está implicado tanto en la constructora como en la ingeniera. 

En portada
Publicidad
Noticias de