Las pensiones sufrirán un recorte "poco transparente"

Los expertos aseguran que el Mecanismo de Equidad Intergeneracional empeorará la sostenibilidad financiera del sistema de pensiones

La fórmula diseñada por el ministro de Seguridad Social José Luis Escrivá para dar sostenibilidad al sistema público de pensiones no solo no cumplirá su objetivo, como han advertido desde la OCDE, sino que además supondrá un recorte de las pensiones.

Así lo establece el informe 'Efectos del Mecanismo de Equidad Intergeneracional sobre el Sistema de Seguridad Social' elaborado por el Grupo de Investigación en Pensiones y Protección Social formado por los profesores de las universidades de Valencia y de Extremadura Enrique Devesa, Mar Devesa, Borja Encinas, Inmaculada Domínguez y Robert Meneu.

Publicidad

El estudio analiza los efectos que va a tener la derogación del Factor de Sostenibilidad (FS) y su sustitución por el Mecanismo de Equidad Intergeneracional (MEI) sobre la viabilidad financiera y la equidad actuarial del sistema público de pensiones. Entre ellos destaca que bajará las pensiones, “ya sea por vía del incremento de las cotizaciones o por la del recorte del gasto en pensiones”.

Un recorte "poco transparente", según los autores del informe, para quienes el antiguo factor de sostenibilidad hacía explícito este recorte mediante “la disminución de la cuantía inicial, que podía ser conocida con suficiente antelación como para modificar cualquier elemento que contribuyera a aumentar la pensión, si los afectados consideraban que esta no sería suficiente”.

Más cotizaciones y menos prestaciones

Otros de los defectos del mecanismo es que la subida de las cotizaciones a la Seguridad Social no se verá compensada con una mejora de las pensiones de los afiliados que hagan esas aportaciones extra porque el tipo de cotización no interviene en la fórmula de cálculo de la pensión inicial.

El MEI establece una subida de las cotizaciones de 0,6 puntos durante un periodo de 10 años para afrontar el aumento del gasto en prestaciones derivado del retiro de la generación baby boomer.

Publicidad
Publicidad

El informe subraya que la mayor recaudación que se consiga con el MEI no servirá para pagar las pensiones de esos años, sino para realizar aportaciones al Fondo de Reserva de la Seguridad Social "cuyo saldo aumentará y generará una falsa apariencia de mejora de la sostenibilidad del sistema".

El fondo, conocido como hucha de las pensiones, cuyo propósito es cubrir los déficits del sistema solo guarda 2.000 millones de euros, una cifra muy alejada de los 66.815 millones que llegó a albergar en 2011.

Mayor inequidad y riesgo en el sistema

El mecanismo también aumentará la inequidad actuarial, beneficiando a las personas que se jubilen a partir de 2057 y perjudicando a aquellos que se retiren antes de ese año.

Además, empeorará la sostenibilidad del sistema de púbico de pensiones debido a que a partir de 2057 se generará un menor ahorro acumulado que el que se conseguiría con el factor de sostenibilidad. Los expertos calculan que en 2067 puede llegar a representar un déficit acumulado de 7,75 puntos del PIB de ese año.

Un mecanismo que “no está a la altura”

Estas críticas se suman a las que la pasada semana realizó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) respecto al MEI que considera que “no está a la altura”.

El club de los ricos en su informe bienal sobre pensiones carga contra la reforma de las pensiones impulsada por el Gobierno español y le reprocha que haya sustituido el factor de sostenibilidad, aprobado en 2013 por el Gobierno de Rajoy, por el mecanismo de equidad intergeneracional para afrontar la subida del coste en pensiones debido a que ni siquiera reduce el coste de indexar las pensiones a la inflación.

Publicidad

Considera que el nuevo mecanismo solo recaudará en ese periodo un 2,3 por ciento del PIB, cuando la indexación de las pensiones al IPC, otra de las medidas de Escrivá, supondrá un sobrecoste anual al equivalente al 1,4 por ciento del PIB en 2030 y del 2,6 por ciento a partir de 2050.

Según ha manifestado Hervé Boulhol, autor del informe, el mecanismo de equidad intergeneracional da “un poco de oxígeno” a corto plazo, "pero no está a la altura del problema de largo plazo", por lo que "harán falta nuevas medidas".

Lluvia de criticas

Las críticas de la OCDE al mecanismo son similares a las realizadas por los expertos en pensiones, que consideran que no es una medida “eficiente” para hacer frente al incremento del gasto en prestaciones, que ya supone el 12 por ciento del PIB.

“El modelo propuesto por el Gobierno no va a guiarnos hacia un déficit cero sino hacia un déficit permanente del sistema de pensiones”, indica Enrique Devesa, profesor de la Universidad de Valencia y uno de los autores del informe de los efectos del MEI sobre la Seguridad Social.

Publicidad

También José Antonio Herce, fundador de la consultora LoRIS y experto en pensiones, lo considera insuficiente para sostener el sistema, ya que aumentar 0,6 puntos porcentuales las cotizaciones durante una década como establece el mecanismo, "no será suficiente para afrontar el gasto en pensiones. Ni siquiera daría para asumir el gasto que va a suponer la actualización de las pensiones en función del IPC”.

En portada
Publicidad
Noticias de