Los baby boomers llegan sin ahorros a la jubilación

La mayoría de ‘baby boomers’ solo contará con la pensión pública para mantenerse en su etapa de retiro

La edad de jubilación se acerca para los 14 millones de ciudadanos de la generación baby boomer, nacidos entre 1957 y 1977, que en su mayoría solo contarán con los ingresos procedentes de la pensión pública de jubilación para mantenerse durante sus años de retiro. Unas pensiones que, debido a la reforma que está diseñando el Gobierno, serán menores que las que reciben los actuales jubilados.

Así se desprende de la X Encuesta del Instituto BBVA de Pensiones, que incide en el reto que supondrá para la sostenibilidad del sistema público de pensiones la progresiva entrada en la edad de jubilación de la generación más numerosa de la historia.

Publicidad

Un reto cuya superación podría conllevar una rebaja de las pensiones o la ampliación de la etapa laboral, tal como anunció el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, al señalar que los baby boomers, tendrían que elegir entre asumir un recorte en su pensión o trabajar más años. Palabras de las que se desdijo más tarde tras la polémica que causaron, pero que refrendan los expertos en pensiones.

Esta generación prevé cambios a la baja en las prestaciones y así lo han manifestado en la encuesta. El 68 por ciento de los entrevistados cree que van a cobrar pensiones más bajas que los actuales jubilados, mientras que un 70 por ciento estima que la jubilación de su generación será “peor”, comparada con la de los jubilados de hoy.

Escaso ahorro

A pesar de ser conscientes de estos descensos, pocos han tomado medidas encaminadas a pertrecharse con ahorros para complementar la pensión. El grueso de la generación contará con la pensión pública como único ingreso, así lo declara el 57 por ciento de los encuestados.

Solo un 26 por ciento afirma que contará con algún aporte adicional, y el 41 por ciento de ellos ignora si estos ingresos y sus ahorros serán suficientes para cubrir las necesidades que les puedan surgir durante su etapa inactiva.

Publicidad
Publicidad

Planes de pensiones, los favoritos

La mayor parte de esos ingresos, un 63 por ciento, procederá de planes de pensiones o de jubilación individuales. El 31 por ciento provendrá de rentas de inmuebles diferentes a la residencia habitual y solo un 2 por ciento tendrá su origen en alquileres o hipotecas inversas de la propia vivienda.

El 65 por ciento de los ahorradores en planes de pensiones reconoce que antes de que en 2021 se redujera el límite de las aportaciones a los planes individuales de 8.000 a 2.000 euros aportaba anualmente a este producto finalista menos de 2.000 euros.

Garantizar el poder adquisitivo

La escasez de ahorro finalista para afrontar la jubilación hace que un 88 por ciento de los ‘baby boomers’ encuestados considere prioritario garantizar el poder adquisitivo de las pensiones, tal como ha defendido el ministro Escrivá introduciendo como medida estrella de la reforma de las pensiones el ajuste de la subida de las prestaciones a la evolución del IPC.

No obstante, un 47 por ciento de los entrevistados no esta dispuesto a pagar más impuestos para preservar el poder adquisitivo de las pensiones.

Trabajar lo justo

A lo que tampoco se muestran proclives es a retrasar su jubilación, así lo han reconocido el 82 por ciento de los entrevistados, aunque el 81 por ciento es consciente de que tardarán más años en jubilarse que las anteriores generaciones.

Además, el 75 por ciento manifiesta su preferencia por jubilarse tan pronto tenga asegurado su poder adquisitivo.

Publicidad

"Hay un deseo explícito de no querer demorar la jubilación y jubilarse tan pronto como les sea posible para cubrir sus gastos. Esta generación no estaría contenta de poder trabajar en los últimos años de su carrera laboral, aunque se les ofrecieran incentivos para ello", aseguró Elisa Chuliá, miembro del Foro de Expertos del Instituto BBVA de pensiones, en la presentación de la encuesta.

La carta naranja sigue sin llegar

Una parte importante de la escasa preparación para la jubilación de los baby boomers se debe a su falta de información sobre qué prestaciones recibirán en su retiro. El 75 por ciento desconoce cuál será el importe de su pensión.

Ello hay que atribuirlo a que aún no ha llegado la carta naranja que Mariano Rajoy se comprometió a enviar en 2014 a los futuros jubilados con información sobre la pensión que iban a recibir en función de lo cotizado a la Seguridad Social.

Publicidad

Ni el gobierno de Rajoy ni los posteriores se han atrevido a enviarla a pesar de la insistencia de los expertos en pensiones en que se remita. Argumentan que esa información impulsaría el ahorro finalista entre los actuales trabajadores.

Se trata de una práctica habitual en los países de la UE, diez de ellos la están enviando desde hace años: Alemania, Suecia, Austria, el Reino Unido, Finlandia, Francia, Italia, Croacia, Irlanda y Portugal.

Poca información e incorrecta

La desinformación de esta generación sobre las pensiones llega al punto en que un 60 por ciento cree que cobrarán menos de lo que han cotizado a la Seguridad Social durante su vida laboral y están convencidos de que los actuales jubilados también cobran menos de lo que han aportado, cuando es al contrario.

Según José Antonio Herce, fundador de la consultora LoRIS y experto en pensiones, "con la actual formula de las pensiones el sistema devuelve a los jubilados más de 1,5 euros por cada euro cotizado".

En portada
Publicidad
Noticias de