El sector energético deja a medias la remontada del IBEX 35

La posible prohibición del petróleo ruso crea un vendaval de ventas que lleva al IBEX 35 hasta niveles prevacuna

Las compañías del sector energético consiguieron que el IBEX 35 se diera la vuelta momentáneamente tras un inicio de sesión con grandes desplomes, pero la remontada iniciada a medio día no ha terminado de consumarse, y el índice de referencia en España cerró la jornada con pérdidas del 0,99 por ciento que le dejaron los 7.644 puntos.

Las caídas de hasta el 5 por ciento que llegó a marcar el selectivo quedaron reducidas a un descenso del 0,1 por ciento pasado el ecuador de la jornada, gracias al tirón del sector de la energía y a las conversaciones que mantendrán este jueves Rusia y Ucrania en Turquía.

Publicidad

Al final del día, no obstante, los recortes de más del 6 por ciento en valores como IAG, BBVA o Banco Sabadell terminaron pasando factura al cómputo general de las 35 compañías cotizadas.

El 10 por ciento que se anotó Solaria y el 8 por ciento de subida en Siemens Gamesa reflejaban la apuesta del mercado por las energías renovables, justo cuando el petróleo se disparó por encima de los 130 dólares el barril.

A la misión de rescate se sumaron también Acciona y Repsol, con alzas del 4 por ciento, mientras que Iberdrola subida más del 2 por ciento y Endesa avanzaba el 1,5 por ciento.

El resto de bolsas europeas, por otro lado también redujeron sus caídas a lo largo del día, pero ninguna logró cerrar la jornada con una nota positiva.

Así, el Eurostoxx50 perdió un 1,2 por ciento, mientras que el DAX extendía sus caídas hasta el 1,3 por ciento. Ambos indicadores abrieron la sesión con descensos superiores al 4 por ciento.

Las bolsas recibieron con moderadas esperanzas la noticia que de Rusia y Ucrania negociarán este jueves en Turquía. Las buenas relaciones del presidente turco Erdogan con el régimen de Vladimir Putin hicieron posible estas conversaciones, que suponen el encuentro a más alto nivel diplomático desde que estalló la guerra.

Publicidad
Publicidad

Una apertura bajista

El IBEX 35 entró a primera hora en caída libre tras perder el 5,5 por ciento. El retroceso dejó al selectivo en torno a los 7.300 puntos. Los planes de los Estados Unidos para prohibir el petróleo ruso en Occidente alimentan el pánico a la estanflación en buena parte de las economías europeas. Hay grandes inversores que descuentan incluso un escenario de recesión y precios del petróleo en 185 dólares.

Se trataba del nivel más bajo desde noviembre de 2020, antes de que las bolsas globales iniciaran la remontada provocada por el anuncio de Pfizer de que sus vacunas tenían una efectividad del 90 por ciento contra el Covid-19.

Los inversores huyeron de todo tipo de valores, éxodo que una hora después de la apertura de la bolsa española, tan solo dejaba dos nombres cotizando con leves mejoras: el de las empresas de energía renovable Siemens Gamesa y Solaria.

Publicidad

En el plano generalmente negativo, la gran mayoría de valores del IBEX 35 registraba mínimos de cotización de las últimas 52 semanas, no logrando escapar de un desplome extendido por toda Europa.

Otros indicadores como el DAX alemán y el CAC francés también dibujaban una línea vertical descendente que les asomaba a un precipicio previo a la puesta en marcha de las campañas de vacunación masivas.

Las blue chips sufren el mayor impacto del IBEX 35

Dentro de las drásticas perdidas sufridas por el IBEX 35 durante la mañana del lunes, los grandes valores como Inditex, IAG y los bancos eran los más afectados, atesorando rebajas de su valoración que oscilaban entre el 6 y el 8 por ciento.

Inditex, que el pasado sábado anunció el cierre de sus 502 tiendas en Rusia así como el cese de las ventas por el canal online, veía el precio de su acción reducido cerca de un 6 por ciento hasta alcanzar los 19,2 euros. Una caída que al ampliar el zoom a los últimos cinco días agrava la bajada total por encima del 17 por ciento.

Publicidad

IAG, mientras tanto, calcaba estos recortes del 6 por ciento para dejar la cotización de su acción en unos 1,4 euros que remontaban al grupo de aerolíneas a los peores momentos pospandemia, anteriores al mencionado anuncio de Pfizer que propulsó el rendimiento de las bolsas globales.

El conglomerado de aerolíneas, al igual que el resto del sector turístico, ve afectada su valoración bursátil por la inestabilidad que rodea al Viejo Continente con la explosión de la guerra en Ucrania, así como prohibiciones recíprocas de vuelo entre Rusia y Europa, que afectan sobre todo a las conexiones aéreas entre Asia y Europa.

El impacto en el sector turístico también lo notaban otras compañías como Aena, que tocaba un mínimo de las últimas 52 semanas tras el descenso de su precio hasta los 122 euros, y Amadeus, que alargaba su mal desempeño de los últimos días después de llegar a colocar la valoración de sus acciones en los 49,2 euros.

Los grandes bancos del IBEX 35, mientras tanto, prolongaban una mala racha bursátil causada por el impacto de las sanciones a Rusia, que sometía a Banco Santander, Banco Sabadell, BBVA, Caixabank y Bankinter a caídas que, en el caso de Banco Sabadell, llegaban a ser de hasta el 9 por ciento.

Banco Santander, de hecho, anunciaba el lunes que, en respuesta a la guerra en Ucrania y a pesar de "no tener presencia ni apenas exposición directa en Rusia y Ucrania", no hará nuevo negocio con empresas rusas como muestra de su condena a la invasión que están llevando a cabo las tropas enviadas por Vladimir Putin.

El miedo a un nuevo retraso de las subidas de tipos de interés penalizaba a la banca en bolsa a la espera de la reunión del Banco Central Europeo del próximo jueves.

Publicidad

La entidad de control monetario para la eurozona tendrá que dar respuesta al temor del mercado a una estanflación que, de acuerdo a las previsiones de la revista Inversión, hará que el IPC se mantenga por encima del 7 por ciento durante 2022.

En portada

Noticias de