Fondos para no perderse la lluvia de dividendos

Los fondos de reparto de dividendos permiten al inversor cobrar un cupón de forma periódica

La distribución del dividendo por parte de las empresas se consolidará este 2021 después de haberse recuperado con fuerza el pasado ejercicio. En los primeros días de enero, una decena de compañías han anunciado el reparto de 3.000 millones de euros a sus accionistas. Los fondos de reparto de dividendos son una buena opción para no perdérselos.

“Los dividendos ordinarios tienen una importancia extraordinaria, sobre todo en entornos de inversión complicados”, señalan desde DWS.

Dos son los motivos para invertir en fondos de dividendo. Por un lado, para los inversores conservadores, que están acostumbrados a recibir un cupón y que están huérfanos de productos en estos momentos, es la única vía de seguir cobrando pagos periódicos.

Por otro lado, simplifica el proceso de selección de empresas que reparten dividendos. Al invertir en fondos de reparto de dividendos es el gestor el que realiza la selección de valores que mantienen una alta rentabilidad por dividendo.

Y, al mismo tiempo, el inversor reduce el riesgo de ir seleccionando uno a uno los valores de la cartera, así como la posibilidad de que debido a una situación coyuntural esa empresa suspenda la retribución al accionista. En el caso del fondo, el hecho de que una compañía reduzca o suspenda el dividendo no será preocupante, porque será compensando por el resto de compañías, que sí que lo mantienen.

Intentar identificar temáticas de inversión estructural que ofrezcan unas tasas de crecimiento de dividendos sostenibles y superiores a la media no es precisamente fácil. “En nuestra opinión, seleccionar el tipo adecuado de empresa que reparta dividendos resulta crucial, más aún en un entorno caracterizado por valoraciones elevadas e incertidumbre sobre el futuro”, afirma Thomas Schüssler, codirector global de Renta Variable en DWS.

Publicidad

Históricamente es una buena opción

Desde DWS señalan que, en la mayoría de los índices, los dividendos han representado históricamente la mayor parte de las rentabilidades totales.

Comparamos el DAX alemán con el índice de precios, que no incluye la reinversión de dividendos, por poner un ejemplo, desde su creación en 1988. A lo largo de este tiempo, la reinversión de dividendos ha supuesto más del 50 por ciento de las ganancias. El caso del DAX no es excepcional: el FTSE 100 o el Nikkei 225, por ejemplo, muestran una evolución similar”, explican desde DWS.

Publicidad

Fondos de reparto de dividendo atractivos

Existen varios productos interesantes para invertir en este tipo de fondos. Uno de los clásicos es el DWS Top Dividende. El fondo se anotó un alza del 20 por ciento en 2021, aunque a principios de 2022 registra una rentabilidad negativa de casi el 1 por ciento.

Este producto invierte en empresas que tradicionalmente tienen una alta rentabilidad por dividendo como puede ser Nestlé, Smurfit Kappa, Allianz y Merck, entre otros.

También de bolsa, pero a nivel global, hay otros ejemplos como el Fidelity Global Dividende que el año pasado ganó casi un 8 por ciento. Entre las empresas que tiene en cartera y que tengan una alta rentabilidad por dividendo destacan las farmacéuticas Roche y Sanofi, mientras que el sector financiero está representado a través de Blackrock y Fidelity.

Un tercero interesante es el Invesco Global Equity Income, que durante 2021 obtuvo una rentabilidad del 18 por ciento. Presenta una exposición a bolsa global, fundamentalmente estadounidense y en empresas que tienen una alta rentabilidad por dividendo como Microsoft, Alphabet, Coca Cola y JP Morgan.

Fondos de reparto de bolsa española

El IBEX 35  es uno de los índices que tradicionalmente ofrecen una mayor rentabilidad por dividendo y es fácil encontrar fondos de este tipo con exposición a utilities y bancos, las compañías que tradicionalmente ofrecen una mayor rentabilidad por dividendo.

Como ejemplos destacan Mutuafondo Dividendo, que invierte en compañías para las que esperamos una alta rentabilidad a largo plazo, tanto por el cobro de dividendos como por el potencial en sí que presentan a largo plazo. En 2021 ofreció una rentabilidad del 18 por ciento.

Publicidad

Las compañías con mayor peso en la cartera son Red Eléctrica, Enagás, Merlin, ACS y Repsol. Con la excepción de Merlin, que transitoriamente está pagando un dividendo más bajo, todas estas compañías ofrecen una rentabilidad por dividendo superior al 5 por ciento a medio plazo.

Otro destacable es el Caixabank Dividendo España, con una rentabilidad del 12 por ciento en 2021, con compañías con Telefónica, Inditex o Iberdrola entre otros.

En portada
Publicidad
Noticias de