Fondos para atrincherarse contra ómicron

Tres fondos de inversión esquivan el impacto de la nueva variante

La nueva variable ómicron ha golpeado no sólo a las bolsas de todo el mundo, sino a los fondos de renta variable. No obstante, y mientras se despejan las dudas relacionadas con la transmisión o sus efectos, el inversor está a tiempo de invertir en los fondos más rentables del año.

Varios son los ingredientes que hacen que estos vehículos de inversión colectiva se anoten rentabilidades espectaculares, que han permitido diluir el efecto del ómicron en los mercados.

Sus inversiones se basan en blockchain, que sigue al alza gracias al intereses que existe entre los inversores en posicionarse en esta tecnología relacionada con el mundo de las criptodivisas, pero también tienen posiciones en el sector financiero, uno de los que se benefició de la llegada de las vacunas y de la vuelta al dividendo así como el sector energético.

Alcalá Multigestión, un mixto flexible que se desmarca

Un clásico de los fondos más rentables es el Alcalá Multigestión, se trata de un mixto flexible, que en el año se anota una rentabilidad superior al 90 por ciento, casi el doble del segundo fondo más rentable de la categoría (y eso que no lo hacen nada mal).

Y decimos que es un clásico porque el año pasado se anotó una rentabilidad del 150 por ciento. La clave para que este fondo se anote este espectacular desempeño es que combina su inversión en sector financiero y tecnología a parte iguales.

De esta manera, entre las mayores posiciones destacan HIVE Blockchain Tecnologies, Argo Blockchain, Galaxy Digital Holdings, Bitfarms y ETHtec.

Publicidad
Publicidad

Erik Swords, gestor de BNY Mellon Blockchain Innovation Fund, señala que esta tecnología está más presente que nunca y puede ayudar a revalorizar las carteras.

Más allá de la inmediatez de la pandemia, blockchain sigue encontrando un papel más destacado en la logística mundial. Bien utilizado, por ejemplo, puede garantizar una frescura óptima de los alimentos desde la granja hasta el plato”, concluye el experto.

Un fondo cotizado que se apoya en la subida del gas y del petróleo

El superciclo de las materias primas, que comenzó su andadura a raíz de la pandemia, ha sido desigual. Pero eso no ha restado brillo a los fondos que invierten en ellas.

Especialmente positiva ha sido la evolución de los fondos expuestos a materias primas, donde se primaba el sector energético, ya que los precios del gas y del petróleo se ha situado en niveles no vistos desde hace años por la apertura económica, una mayor demanda, una oferta contenida por los países productores y la llegada del invierno en el hemisferio norte.

Tanto los fondos de energéticos como los expuestos a materias primas se anotan rentabilidades de doble dígito, pero destaca especialmente el fondo cotizado iShares Oil y Gas Exploration Production Ucits, que gana casi el 80 por ciento en el año.

Publicidad

El vehículo se ha beneficiado del alza de los precios energéticos que ha tenido un impacto positivo en las acciones de las compañías del sector. El fondo cotizado invierte en Conoco Philipps y en Canadian Natural Resources, entre otros.

Buenas noticias al fin para el sector financiero

El sector financiero ha estado aparcado en el cajón de los inversores mucho tiempo.

Hasta ahora. La llegada de las vacunas y la rotación de sectores de crecimiento a otros de valor les ha favorecido. Pero también han actuado como catalizadores las perspectivas de incremento de beneficios, reducción de provisiones, vuelta al dividendo y expectativas de subidas de tipos (por lo menos por parte de la Reserva Federal).

Destaca, entre los fondos del sector, el Fidelity Funds Global Financial Services. Este vehículo se anota una rentabilidad superior al 30 por ciento en lo que va de año y a un año avanza por encima del 20 por ciento.

Publicidad

La gran apuesta del vehículo es la banca americana, con posiciones en JP Morgan, Morgan Stanley o Wells Fargo entre otros. Sus cuentas del tercer trimestre, en el que se han batido las estimaciones de beneficio, han compensado las líneas débiles todavía en crédito, pero suficientes para el buen desempeño del producto.

Para lo que queda de año, y con permiso de la variante ómicron, podrían seguir al alza ya que la hoja de ruta de la Fed no ha cambiado (únicamente se especula el retraso de la subida de tipos un mes, de junio a julio).

En portada
Publicidad
Noticias de