Bruselas eleva al 6,2% su previsión de crecimiento para España sin contar con delta

La Comisión Europea prevé que España será el país de la eurozona que más crecerá hasta 2022. Pero en su estimación no se refleja el impacto de la variante delta

La Comisión Europea (CE) elevó en tres décimas la previsión de crecimiento económico de España hasta el 6,2 por ciento para 2021. Estas previsiones no tienen en cuenta el impacto que la variante delta, que se está propagando a toda velocidad por Europa,

Bruselas prevé que el producto interior bruto (PIB) de España será el que más crezca de las economías de la eurozona para este año, en unas estimaciones realizadas antes de que esta mutación empiece a plantear nuevas medidas restrictivas para frenarlo.

Según indicó el Ejecutivo comunitario este miércoles, la recuperación de la economía española se ha “solidificado” en el segundo trimestre del año, por lo que considera que recuperará en este ejercicio sus niveles previos a la pandemia.

Para el próximo año, sin embargo, Bruselas reduce en medio punto sus estimaciones hasta el 6,3 por ciento.

El PIB de la eurozona crecerá un 4,8% en 2021

La CE también mejora en sus estimaciones la previsión de crecimiento de la eurozona, que crecerá un 4,8 por ciento en 2021, lo que supone un incremento de cinco décimas respecto a sus anteriores cálculos.

Para 2022, Bruselas estima que la economía comunitaria crecerá en una décima hasta el 4,5 por ciento.

Publicidad

Según indica el Ejecutivo en un comunicado, el incremento de las proyecciones para la eurozona es la revisión “más alta en más de diez años”.

Publicidad

La inflación, también al alza

Además de las perspectivas sobre crecimiento económico, Bruselas revisó al alza sus estimaciones sobre la inflación hasta el 2,2 por ciento para este año, tres décimas más respecto a su anterior proyección.

Los atascos en la producción por las “limitaciones de capacidad”, “la escasez de algunos componentes y materias primas” y “la fuerte demanda” presionarán al alza el índice de precios al consumo (IPC) de la eurozona este año.

Para 2022, la CE espera que estas presiones “deberían moderarse gradualmente” a medida que se resuelvan las limitaciones de producción y se recupere el equilibrio entre oferta y demanda.

Por tanto, Bruselas arroja una inflación para el próximo ejercicio del 1,6 por ciento, una décima por encima de los cálculos publicados en primavera.

En portada
Publicidad
Noticias de