Rivian, la amenaza para la automoción de Wall Street

En apenas una semana como cotizada, Rivian ha superado los 100.000 millones de dólares de capitalización bursátil. Dentro de la automoción, solo Tesla tiene un valor superior

En su primera semana como cotizada, Rivian ha superado en capitalización bursátil a todos los fabricantes de coches de Wall Street, a excepción de la billonaria Tesla.

La compañía de RJ Scaringe saltó al mercado con un precio de 78 dólares por acción. O lo que es lo mismo, una capitalización de algo más de 66.000 millones.

En su estreno, el mejor del año en la Bolsa de Nueva York, se disparó un 37 por ciento, y desde entonces prácticamente ha duplicado su valoración.

Su exitoso debut llevó la capitalización de Rivian a superar los 80.000 millones de dólares. Desde entonces, las acciones del fabricante californiano se han revalorizado más de un 60 por ciento, y acumula ahora una valoración de mercado por encima de los 110.000 millones.

Supera a los fabricantes tradicionales… y a los eléctricos

Una cifra con la que la compañía de Irvine (California) supera a fabricantes tradicionales estadounidenses de la talla de General Motors, con una capitalización de mercado de 91.000 millones, o Ford, con algo más de 20.000 millones en acciones.

Precisamente, este último vio en Rivian un potencial diferente al del resto y optó por proporcionarle una inyección de 500 millones de dólares hace dos años.

Publicidad
Publicidad

“Estamos entusiasmados de asociarnos con Rivian. He llegado a conocer y respetar a RJ, y compartimos un objetivo común de crear un futuro sostenible para nuestra industria”, dijo entonces Bill Ford, presidente ejecutivo del gigante de la automoción norteamericana.

Pero Rivian no solo ha superado a sus competidores más veteranos; también a la competencia joven.

Fabricantes de vehículos totalmente eléctricos como Lucid Motors o la china Nio -que también cotiza en Wall Street- acumulan una capitalización de mercado de 70.000 y 30.000 millones de dólares, lejos de las cifras de Rivian a pesar de llevar mucho menos tiempo en los parqués.

La debilidad de Rivian

Sin embargo, aún existe cautela en torno a la evolución de la compañía debido a que Rivian aún no genera ingresos tras más de una década de existencia.

Desde inicios del año pasado, el fabricante reveló en el folleto de inscripción en bolsa enviado a la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) pérdidas de 2.000 millones.

Publicidad

Cuenta además con el hándicap de no comercializar aún sus vehículos y con una cadena de producción sensiblemente inferior a la de la mayoría de fabricantes.

“Las entregas de ‘pickups’ de Ford o General Motors a partir del próximo año brindan una ventaja desalentadora frente a las ofertas de Tesla o Rivian”, explican en Bloomberg Intelligence en un comentario reciente.

Según los analistas, estas dos compañías “no tendrán capacidad para producir estos vehículos en volumen” hasta al menos 2023. 

Con solo una fábrica en funcionamiento -en los Estados Unidos- y otra en camino -probablemente en Europa- Rivian juega la baza de contar con el respaldo de fondos de inversión como T Rowe Price o Blackstone, que han depositado su confianza en forma de más de 4.000 millones de dólares en financiación solo en el último año, según ha ido desgranando la empresa a través de comunicados.

Publicidad

Otro de sus socios es uno de los mayores conglomerados globales, Amazon, que también ha invertido miles de millones en Rivian y ha firmado acuerdo para adquirir 100.000 de sus ‘pickups’ eléctricas para incorporarlas a su flota de transporte. Las primeras 10.000 unidades deberían llegar, de acuerdo a los planes, a finales de este mismo año.

Tesla, el rival a batir

Con todo, solo hay tres fabricantes de coches que superen a Rivian en valor de mercado: la alemana Volkswagen, con más de 140.000 millones en acciones; la japonesa Toyota, con cerca de 300.000, y la estadounidense Tesla.

La compañía de Elon Musk superó el billón de dólares hace apenas unas semanas. Una barrera que ahora ha perdido tras el órdago del empresario sudafricano.

Desde que Musk publicara una encuesta en Twitter para medir la opinión de su legión de seguidores -más de 60 millones- en torno a la venta de parte de sus acciones, que terminó ejecutando la semana pasada, Tesla ha perdido unos 160.000 millones en bolsa.

En total, una caída del 14 por ciento en Wall Street desde el pasado lunes 8 que deja su capitalización en unos 980.000 millones.

Publicidad

Las acciones cotizan ahora por debajo de los 1.000 dólares por título que llegaron a marcar hace unos días, y la encuesta ha vuelto a dividir a los analistas.

Por un lado, firmas como Northeast Securities o Jefferies revisaron al alza sus precios objetivo sobre Tesla en la última semana, arrojando perspectivas que apuntan a los 1.400 dólares por acción.

Otros expertos, como los brókers Tudor Pickering o Cowen rebajaron su precio hasta el entorno de los 630 dólares, mientras que la firma Nord LB marcó un precio objetivo por debajo de los 400 dólares. El consenso consultado arroja un potencial de revalorización negativo para Tesla del 20 por ciento, que devolvería sus acciones a los 700 dólares.

En portada
Publicidad
Noticias de