Las bolsas europeas se rinden a la nueva variante del Covid

La sesión bursátil del viernes ha quedado lastrada por la identificación de una nueva variante del Covid que ha hecho saltar la alarma de los mercados

El Black Friday se ha popularizado como fecha indicada para comprar todo tipo de productos con descuentos, pero no se anticipaba que los descuentos también llegaran a todas y cada una de las bolsas europeas.

La B.1.1.529 tiene nombre de dirección IP de un ordenador, pero es la denominación elegida para designar a la nueva variante del Covid descubierta en Sudáfrica, que ha dejado temblando a los parqués de todo el continente durante la sesión del viernes.

Publicidad

Con una caída del 4,96 por ciento que le llevó a los 8.402 puntos, el IBEX 35 ha sido el índice de referencia europeo más afectado, pero en el último viernes de noviembre no se ha salvado ni Suiza, que tantas veces sirve como refugio de los inversores.

El Swiss Market finalizó el día con una bajada del 2,01 por ciento hasta los 12.199 puntos en un cierre que puede considerarse un éxito, teniendo en cuenta que el CAC francés corrigió un 4,75 por ciento hasta los 6.739 puntos, el DAX alemán perdió un 4,1 por ciento para llegar a los 15.250 puntos, y el FTSE 100 británico disminuyó un 3,65 por ciento hasta los 7.043 puntos.

Solo cabe esperar que esta nueva variante se extienda con menos virulencia que la incertidumbre lo ha hecho en los mercados.

Publicidad

IBEX 35 (IB)IBEX 35 (IB)

-92,20-1,09 %
8.338,10

Los cierres de fronteras penalizan al turismo en bolsa

Un denominador común de la caída al unísono de los parqués europeos es el impacto sobre el sector turístico. En España, IAG, Melià, Amadeus y Aena han visto como se recortaba su valoración en rangos entre el 7 por ciento y el 15 por ciento.

La rápida intervención de gobiernos como el israelí o el alemán para cerrar fronteras con Sudáfrica y sus países vecinos ante el temor de que esta nueva mutación pueda burlar la protección que ofrecen las vacunas ha provocado un seísmo en todo el sector.

Publicidad

En el DAX alemán, Airbus ha sido la empresa con peor resultado al ceder un 11,5 por ciento, un descenso que en el FTSE británico ha superado el grupo también cotizado en el IBEX, IAG, cuya caída ha sido del 15,73 por ciento.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, contribuyó además a echar leña al fuego pidiendo a los Estados Miembro de la Unión Europea que paralicen todos los vuelos hacia países del sur de África, o afectados por la nueva variante del Covid-19.

Esta aversión del mercado a cualquier valor ligado al turismo o el entretenimiento, de hecho, cruzó el charco durante la tarde europea para protagonizar también la apertura de Wall Street.

En el inicio de la jornada en la Bolsa de Nueva York, United Airlines Holdings, el conglomerado de United Airlines, se situó en pérdidas del 11,6 por ciento una hora después de la apertura del parqué neoyorquino. A la aerolínea le seguían en el pelotón de retaguardia empresas turísticas cotizadas como las compañías de cruceros Norwegian Cruise Line Holdings, con pérdidas del 11,5 por ciento, Royal Caribbean Cruises, con un -11,4 por ciento, y Carnival Corp, con un -11,3.

Publicidad

Pocas veces ha sido tan claro a nivel global el patrón de retirada de activos de un sector afectado por un efecto dominó que comenzó con las caídas de los principales indicadores de Asia, como el Nikkei o el Hang Seng, que registraron retrocesos superiores al 2,5 por ciento.

Las farmacéuticas se disparan

Si el temor a nuevos confinamientos que lleven al hemisferio norte de vuelta a la primera pantalla de la pandemia ha sido el motivo para que los inversores huyan del sector turístico, parecía claro que el mercado encontraría acomodo para la industria farmacéutica en esta jornada de locura para los parqués internacionales.

Prueba de ello es que la bolsa española solo ha cerrado con tres acciones registrando ligeras subidas, las de Siemens Gamesa, las de Cellnex, y las de Pharmamar, que tiene una oportunidad de testear con eficacia el Aplidin ante las decenas de mutaciones de la nueva variante del Covid-19.

Otro título que se ha disparado en bolsa, la americana, es el de Moderna, con subidas de hasta el 22 por ciento en los primeros compases de la sesión atlántica. Su socio español, Rovi, no ha corrido la misma suerte, pese a mejorar levemente un 0,16 por ciento el precio de sus acciones, que se sitúa en los 62,70 euros.

Publicidad

Ursula Von der Leyen, que animó a los países de la eurozona a cerrar sus fronteras a naciones expuestas a la nueva variante del coronavirus, también alertó de que los contratos que la UE firmó con los fabricantes de vacunas requieren que estos que adapten "inmediatamente" sus fármacos a nuevas variantes.

El petróleo y los bancos tampoco escapan de la criba

Que la reacción del mercado ha repetido patrones de 2020 ha quedado claro con la caída del petróleo y las petroleras, así como de los bancos.

A la hora de clausura en las bolsas europeas, el precio del barril de Brent había caído hasta los 73,93 dólares, una caída del 10 por ciento desde los 82 dólares que marcaban la puesta en marcha del día, y que además se llevó por delante a compañías como Repsol.

La multinacional española echó el cierre a un viernes negro con un recorte del 7,35 por ciento que dejó su precio en 9,7 euros por acción, aunque puede consolarse con las pérdidas de petroleras estadounidenses como APA Corp y Occidental Petroleum Corp, que apuntan a una espantada coyuntural del mercado.

Lo mismo puede pensar Banco Santander, que en un día de teóricas buenas nuevas tras la finalización de su programa de recompra de acciones por valor de 841 millones de euros, redujo su valor bursátil un 8,92 por ciento, dejando sus títulos por debajo de la zona psicológica de los 3 euros.

Los 2,78 euros con los que ha cerrado la semana, de hecho, complican las perspectivas de una entidad sí muy cuestionadas desde que presentó resultados.

Publicidad

Dentro del sector bancario, la caída menos pronunciada fue la de Caixabank, con un 4,99 por ciento. Una cifra indicativa del mal recuerdo que dejará un viernes negro donde el fuerte sector bancario español ha perdido una media ponderada del 7,5 por ciento.

Así pues, el IBEX 35 cerró en 8.400 puntos una semana que comenzó peleando con uñas y dientes el área de los 8.800 puntos. El Covid vuelve a hacer estragos.

En portada
Publicidad
Noticias de