China pide a Evergrande que pague a sus bonistas en dólares

China trata de evitar un escenario de quiebra desordenada que desestabilice los mercados pero tampoco asegura el futuro de Evergande

Los reguladores financieros de China emitieron un amplio conjunto de instrucciones para que la inmobiliaria Evergrande, al borde del colpaso, evite el impago de sus bonos en dólares.

En una reunión con los representantes de Evergrande, los reguladores dijeron que la compañía debería comunicarse de manera proactiva con los tenedores de bonos para evitar el impago, sin dar más detalles, según informó Bloomberg.

La compañía tiene que hacer frente a un cupón de 83,5 millones de dólares que vence el jueves, con un período de gracia de 30 días para realizar el pago.

La cuestión es que tampoco hay indicios de que las autoridades del gigante asiático ofrecieran apoyo financiero a Evergrande. Además, tampoco está claro si los funcionarios creen que en el futuro los tenedores de estos bonos tendrán que soportar o no pérdidas potenciales.

 

Publicidad

Las bolsas liberan parte de su ansiedad con Evergrande

Lo cierto es que las bolsas mundiales y el IBEX 35 liberaron parte de su ansiedad al conocerse las intenciones de Evergrande de atender estos pagos.

Además, las grandes inyecciones de efectivo al sistema financiero por parte del Banco Popular de China en los últimos días sugieren que los legisladores ya están enfocados en apuntalar la confianza.

Publicidad

Los analistas coinciden en señalar que China tratará de evitar en la medida de lo posible que la potencial caída de Evergrande desestabilice al sector inmobiliario y termine por contagiarse al sistema financiero.

La quiebra ordenada de Evergrande está en el punto de mira

Por eso, una de las alternativas que se han puesto sobre la mesa es una posible quiebra ordenada.

De hecho, la agencia Dow Jones informó de que las autoridades chinas están pidiendo a los gobiernos locales que se preparen para la posible caída de Evergrande.

Esta circunstancia indica que el gobierno chino tiene bastantes reticencias para rescatar al grupo inmobiliario, pero al mismo tiempo trata de evitar una tormenta en los mercados.

Y no es solo eso. Desde los reguladores se está instando a los gobiernos locales para que reúnan a grupos de expertos. La idea es que negocien con los promotores locales para que estos se hagan cargo de los proyectos que eventualmente pueda abandonar Evergrande.

Publicidad

Evitar el riesgo de contagio

Todos estos pasos apuntan hacia un escenario de quiebra controlada. Por ahora, el grupo ha podido pagar a sus bonistas en yuanes, además de recibir instrucciones para que haga lo mismo con los tenedores de deuda en dólares.

Pero los grandes descuentos para los bonos en dólares de Evergrande sugieren que los inversores ven una reestructuración de algún tipo como casi inevitable.

Pero las acciones rebotaron este jueves con fuerza, una señal de que el mercado confía en que este escenario de quiebra ordenada sea manejable para el gobierno chino y se evite finalmente el riesgo de contagio.

"Creemos que es probable que los responsables políticos mantengan el orden durante la reestructuración de la deuda o incluso en un posible escenario de impago”, dijo Roy Diao, director de renta fija asiática de Schroders.

Publicidad

Dado que los reguladores ya tienen experiencia en grandes reestructuraciones anteriores, como la de Anbang Insurance, “esperamos que un evento crediticio de Evergrande pueda ser gestionado por los reguladores sin incurrir en riesgos de contagio importantes”, añadió este experto.

La exposición de los bancos es manejable

Con todo, Evergrande tiene que hacer frente al pago de unos 37.000 millones de dólares de préstamos a devolver antes de junio de 2022, una fracción de su pasivo total, que asciende a más de 300.000 millones de dólares.

Pero la clave para frenar el contagio pasa por los bancos. Y los analistas no están viendo ahora mismo un escenario desastre total.

Según explicaron los experto de Muzinich & Co, “la exposición de los bancos a Evergrande es manejable y los responsables políticos pueden ocuparse de ella”.

Algunos bancos muy expuestos todavía tienen niveles cómodos de capital y, aunque pueden experimentar una caída de los beneficios, “no es probable que se produzca un evento de capital”, recalcaron estos expertos.

En portada
Publicidad
Noticias de