Moody's rebaja nota crediticia de Chile y el Gobierno lo recibe como un golpe

La agencia calificadora de riesgo Moody's rebajó hoy la calificación de Chile de Aa3 a A1, según un comunicado de esa entidad difundido este viernes, una evaluación que según el Gobierno era un golpe a la gestión económica liderada por el ministro de Hacienda, Felipe Larraín.

De esta forma, la entidad financiera se sumó a la decisión de Fitch Ratings y S&P Global Ratings del año pasado, las cuales también degradaron la nota de la nación austral.

Además, la agencia cambió la perspectiva de "negativa" a "estable", pero las calificaciones de plataforma senior no aseguradas también fueron degradadas a (P) A1 desde (P) Aa3.

De este modo, las tres agencias calificadoras más importantes del mundo, en el período de un año, bajaron la nota de riesgo de Chile.

Las expectativas del actual Gobierno del presidente Sebastián Piñera apuntaban a que, en vista de la mejora en casi todos los indicadores económicos, la agencia iba a mantener la calificación.

El ministro Larraín dijo a los periodistas que "Chile está pagando las consecuencias del deterioro fiscal y bajo crecimiento de los últimos cuatro años".

La autoridad precisó que entre 2014 y 2017 la economía creció 1,7% promedio anual y el deterioro fiscal experimentado en ese periodo fue evidente.

El jefe de las finanzas públicas chilenas sostuvo que la decisión de Moody's llega a destiempo.

"Sorprende que esta decisión ocurra justo cuando la economía chilena acelera su crecimiento y los ingresos fiscales han aumentado por sobre las estimaciones de mercado", aseveró.

A juicio de Larraín, los argumentos esgrimidos por la agencia, la rebaja de Aa3 a A1 debiese haber ocurrido el año pasado, como fue el caso de Standard & Poor's y Fitch.

"En términos técnicos, Moody's aparece detrás de la curva", enfatizó el ministro.

Según la agencia, la rebaja de calificación refleja el deterioro gradual pero amplio del perfil crediticio de Chile y recalcó que, a pesar de los claros indicios de mejoras a corto plazo en las perspectivas económicas y fiscales, no prevé "que el soberano recupere la solidez crediticia que tenía en años anteriores".

De acuerdo a lo informado por Moody's, una de las razones principales que justifican su decisión es "la posición fiscal de Chile que se ha deteriorado persistentemente en los últimos años".

Asimismo, el análisis hizo hincapié en que la fortaleza del balance del Gobierno ya no es lo suficientemente sólida como para compensar los aspectos débiles del perfil crediticio de Chile en comparación con los soberanos Aa de mayor calificación.

La agencia explicó que es probable que las medidas de la deuda se estabilicen, pero es improbable una reversión en el deterioro de los parámetros fiscales y de deuda.

La segunda razón apunta a los bajos niveles de ingresos en relación con los pares calificados A, la dependencia de los productos básicos y las vulnerabilidades externas también se han convertido en aspectos más destacados del perfil crediticio de Chile debido a las menores perspectivas de crecimiento a mediano plazo.

Sostuvo que "el alto crecimiento del PIB solía compensar en parte algunos de estos elementos que limitan el perfil crediticio de Chile.

Moody's espera un crecimiento a mediano plazo cercano al 3 %, por debajo de la tasa anual de 3,7 % esperada en 2018, y significativamente por debajo de las tasas de crecimiento reportadas en los años previos al shock de materias primas de 2014".

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.