Francia no hará tantos recortes como anunció, pero cumplirá con el déficit

El presidente francés, François Hollande, anunció hoy que su país hará menos recortes en el gasto público de los que había anunciado, pero cumplirá con el compromiso europeo de disminuir su déficit por debajo del 3 % del Producto Interior Bruto (PIB) en 2017.

Hollande confirmó que no se llegará a los 50.000 millones de euros de recortes en el trienio 2015-2017, sino que la cifra se quedará en 46.000 millones, durante una entrevista televisada con motivo de la Fiesta Nacional francesa.

Justificó esa relajación en los ajustes, en primer lugar, por los atentados yihadistas del pasado 13 de noviembre, tras los que había anunciado que se aumentaría el presupuesto del Ejército (en 600 millones de euros) y que iban a aumentar los efectivos de policías y gendarmes (otros 600 millones).

A eso, se han sumado los 1.500 millones de euros para aliviar la crisis que atraviesa el sector agrícola, pero también la revalorización de los sueldos de los funcionarios -que los tenían congelados desde hacía seis años- o medidas en favor de los trabajadores intermitentes del espectáculo.

Pese a todo, el presidente socialista insistió en que durante su mandato se habrá reducido el déficit público en cumplimiento de los compromisos con sus socios europeos, para situarse por debajo del umbral del 3 % del PIB el año próximo.

"Dejaré una situación en la que habrá menos déficit, menos impuestos", resumió.

A ese último respecto, Hollande reiteró su intención de volver a bajar los impuestos el año próximo, pero sólo "si podemos tener una perspectiva de crecimiento del 1,7 %", es decir, superior al 1,5 % que se espera en 2016.

A su juicio, la economía francesa va mejor, por lo que auguró que el paro disminuirá para finales de año, aunque seguirá a un nivel "todavía demasiado elevado".

Desde el principio de su mandato, el presidente ha vinculado una nueva candidatura para las elecciones de 2017 a la inflexión en la curva del paro.

Hollande defendió su polémica reforma laboral, que ha generado una sucesión de huelgas y manifestaciones desde el mes de febrero, en particular porque da prioridad a los acuerdos de empresa por encima de los convenios sectoriales.

Una de sus inquietudes sobre la marcha de la economía francesa es el posible impacto del "brexit" (la salida del Reino Unido de la UE, decidida en referéndum el 23 de junio), por lo que reiteró sus demandas para que el nuevo Gobierno de Theresa May notifique lo antes posible su decisión a Bruselas.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.