Colau suspende nuevas licencias actividades en zona Sants por exceso locales

El gobierno del Ayuntamiento de Barcelona ha suspendido por un año la concesión de nuevas licencias de actividades de concurrencia pública en la zona del entorno de la plaza Huesca y la calle Riego, en el barrio de Sants, por un exceso de locales que provocan las molestias del vecindario.

Según ha informado el consistorio, la zona afectada es la comprendida entre el paseo de Sant Antoni, la Avenida de Tarragona y la calle Creu Cuberta, una zona de 24 hectáreas que cuenta con 18,90 establecimientos por cada 1.000 habitantes.

Según ha explicado la concejal del distrito de Sants-Montjuïc, Laura Pérez, la suspensión de concesión de licencias servirá para iniciar "un proceso de análisis de la situación actual, elaborar un censo actualizado de establecimientos, hacer un diagnóstico participativo y, finalmente, redactar un plan de usos que regule los establecimientos de concurrencia pública y actividades comerciales".

La medida se ha adoptado después de que el distrito de Sants-Montjuïc detectase que en los últimos años ha aumentado el número de establecimientos de concurrencia pública "y es necesario buscar el equilibrio entre las actividades económicas de carácter recreativo y las necesidades de los residentes", según Pérez.

La suspensión, según la edil, también se ha adoptado "con el objetivo de preservar la calidad urbana, la cohesión social y la sostenibilidad".

Con esta acción, el ayuntamiento pretende "abordar la problemática de la proliferación de establecimientos de concurrencia pública en este ámbito urbano, la potenciación del comercio, la mejora del espacio público y el descanso de la vecindad".

La suspensión tiene una vigencia de un año, y el objetivo final es acabar redactando un plan de usos que regule los establecimientos de concurrencia pública y actividades comerciales del ámbito.

"Con esta medida queremos dar soluciones integrales de dinamización comercial y movilidad en una zona donde se han producido importantes cambios en pocos años y se concentra un uso intensivo del espacio público", ha reiterado Laura Pérez.

Desde hace meses, el distrito de Sants, los restauradores de la Plaza Huesca y la calle Riego, una de las zonas de mayor concurrencia, y el vecindario han participado en un proceso de trabajo común para encontrar fórmulas que faciliten la convivencia entre vecinos y usuarios de los bares y restaurantes.

En esta zona, la densidad de establecimientos de concurrencia pública (aproximadamente 5,37 establecimientos por hectárea) está incluso por encima de los de Gràcia y de Ciutat Vella, según Pérez.

Sin embargo, dado que la densidad de población es inferior a la de esos dos distritos la repercusión por habitante es claramente superior a estos y llega hasta los 18,90 establecimientos por cada 1.000 habitantes.

Además, según Pérez, el gobierno municipal "quiere ser sensible y tener en cuenta las actividades comerciales existentes, ya que estas forman parte de la singularidad del barrio. Se quiere evitar el fenómeno de sustitución de éstas por otros que interfieren en mayor medida en la convivencia vecinal por la problemática acústica y de convivencia en el espacio público".

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.