La tecla para salvar las pensiones

El ministro Escrivá, incapaz de cuadrar las cuentas de las pensiones, plantea una subida encubierta de la edad legal de jubilación

Desde que asumió hace dos años el Ministerio de la Seguridad Social, en las manos de José Luis Escrivá cayó uno de los retos más difíciles del Gobierno: reformar las pensiones públicas para garantizar su sostenibilidad.

● Los podcasts de finanzas.com también están disponibles en su app favorita: Apple | Google | Ivoox | Spotify | Youtube

Publicidad

Para cuadrar las cuentas, el ministro ha lanzado todo tipo de propuestas, en algunos casos auténticos globos sonda, para comprobar qué aceptación tenían.   

Entre sus principales medidas destacaba la creación de un macro fondo de pensiones para el que habrá que esperar a 2023 para ver su puesta en marcha. Y los expertos ya anticipan su fracaso si no hay incentivos para los empresarios.  

Impulsar todos los planes 

Además, lamentan que la creación de los planes de pensiones colectivos se haga a costa de castigar los planes de pensiones individuales, cuando lo lógico sería impulsar los dos. 

Otras de las medidas pasan por la subida de 0,6 puntos porcentuales de las cotizaciones para la próxima década y por la ampliación del periodo de cálculo de las pensiones.  

Publicidad
Publicidad

El caso es que la mayoría de organismos internacionales no ven claro que los pasos que está dando el ministro sirvan para garantizar el futuro del sistema público de pensiones. Desde Bruselas le han reclamado estos días algo más, porque la reforma de Escrivá no convence. 

La mejor fórmula es no pagarlas 

Finalmente, y a tenor de sus repetidas apariciones públicas de estos últimos días, es posible que haya llegado a la conclusión de que, si no hay dinero suficiente para las pensiones futuras, lo mejor es buscar una fórmula para no pagarlas.   

Y parece que la ha encontrado, porque su plan pasa por potenciar la jubilación activa, es decir, por incentivar más la prolongación de la vida laboral, más allá incluso de los 70 años. Se trata en definitiva de una subida encubierta de la edad legal de jubilación.  

El éxito de esta apuesta por compatibilizar el sueldo con una parte de la pensión tendrá éxito si los incentivos que ponga sobre la mesa merecen la pena.  

Sin pistas sobre los incentivos 

De momento no ha dado pistas sobre cómo iba a estimular esta jubilación activa. Únicamente ha anticipado que su departamento está trabajando en ello.  

Aunque viendo los antecedentes, se teme que la propuesta sea otro palo de ciego más y que no sirva para avanzar en esta incierta reforma de las pensiones. 

Publicidad

En portada
Publicidad
Noticias de