La generosidad de las pensiones actuales acabará en más cotización y menos prestación

Los trabajadores más jóvenes soportarán el desequilibrio del sistema público de pensiones cotizando más y recibiendo menores prestaciones

Las pensiones en España se encuentran entre las más generosas de la Unión Europea. Según los últimos datos de la OCDE, la tasa de sustitución en nuestro país -porcentaje que supone la pensión de jubilación sobre el último sueldo percibido en la etapa laboral- alcanzó en 2021 el 80,1 por ciento.

Una cifra muy alta comparada con la media del 62 por ciento del total de países que conforman la OCDE o la del 54 por ciento de los países de la Unión Europea.

Publicidad

Esta tasa de sustitución tan elevada contrasta con el déficit que arrastra la Seguridad Social, que en 2021 alcanzó los 11.192 millones de euros, lo que equivale al 0,93 por ciento del PIB y supone un desequilibrio para el sistema público de pensiones.

"En términos de suficiencia, las pensiones españolas son de las más generosas de Europa. En cambio, en términos de sostenibilidad, el sistema necesita equilibrio, porque los ingresos no llegan para cubrir los gastos de las pensiones", advierte Mercedes Ayuso, catedrática de la Universidad de Barcelona y miembro del Foro de Expertos del Instituto BBVA de Pensiones.

Los pensionistas reciben más de lo aportado

Una de las causas del déficit de la Seguridad Social es que los jubilados cobran de media cerca de un 50 por ciento más de lo cotizado a la Seguridad Social, diferencia que se financia a través de impuestos o incrementado la deuda pública.

Así, en abril, la nómina de las pensiones contributivas de la Seguridad Social ascendió a 10.798 millones de euros, con un incremento interanual del 4,9 por ciento.

Publicidad
Publicidad

La pensión media de jubilación del sistema fue de 1.251,5 euros y, por regímenes, la del General fue de 1.401,2 euros, mientras que en el de Minería del Carbón se situó en 2.439,8 euros

Los expertos han pedio al Gobierno que tome medias para aminorar el desequilibrio entre ingresos y gastos en pensiones, pero no han sido escuchados.

"Se ha optado por mantener la generosidad del sistema actual, evitando ajustes", señala Rafael Doménech, responsable de análisis económico de BBVA Research y catedrático de la Universidad de Valencia.

Objetivo: mantener la tasa de sustitución y la de prestación

El Gobierno decidió seguir las recomendaciones del Pacto de Toledo, y las medidas introducidas en la primera parte de la reforma de las pensiones están dirigidas a mantener la tasa de sustitución y la de prestación -relación entre la pensión media y el salario medio-.

Por lo que, a juicio de Doménech, el sistema seguirá dando a los jubilados pensiones más altas del montante que han cotizado, lo que producirá un déficit creciente y pondrá la carga de la sostenibilidad sobre las generaciones más jóvenes.

Publicidad

Para evitarlo, Doménech propone seguir la estela de modelos implantados en otros países.

Entre ellos destaca los sistemas públicos de reparto de aportación definida de cuentas nocionales, que “son autosuficientes y permanentemente sostenibles, garantizando, al mismo tiempo, una pensión mínima que asegure unos ingresos dignos a todos los ciudadanos”.

Más cotizaciones y menos pensiones

Si no se toman medidas, los grandes perjudicados serán las generaciones más jóvenes, advierte el responsable de análisis económico de BBVA Research, que tendrán que hacer frente a mayores cotizaciones a la Seguridad Social cuando se incorporen al mercado laboral o asumir más impuestos con los que sufragar un mayor gasto en pensiones.

Augura que las pensiones seguirán existiendo, pero “probablemente no serán tan generosas como hasta ahora”.

Publicidad

● Añada las noticias de finanzas.com a sus redes sociales: Twitter | Facebook | Linkedin | Flipboard. También en su app de mensajería: Telegram

En portada
Publicidad
Noticias de