Recorte de beneficios a la vista en Grifols

Grifols sufre recortes en su precio objetivo y en sus previsiones de ebitda que ensombrecen el futuro de una cotización que sigue en mínimos de 2013

El lento pero paulatino descenso de Grifols hasta mínimos bursátiles que no veía desde 2013 viene provocando que múltiples firmas expresen sus dudas acerca del futuro de la compañía farmacéutica.

Y en las últimas semanas, esas dudas se convirtieron en certezas para varias casas de análisis, que decidieron no solo recortar el precio objetivo de las acciones de la empresa a 12 meses vista, sino también revisar a la baja las previsiones de sus resultados financieros.

Publicidad

Así ocurrió con JP Morgan, que en su último informe optó por recortar las perspectivas para el ebitda de Grifols de cara a los próximos años, además de reducir hasta los 15 euros el precio objetivo que asignaba a los títulos de la cotizada del IBEX 35.

Grifols acumula fantasmas

JP Morgan reiteró su postura neutral frente a JP Morgan, al considerar varios riesgos a los que tendrá que hacer frente la compañía hasta 2026, como la incertidumbre respecto a la capacidad de la empresa para acelerar su desapalancamiento a través de un aumento de capital, o mediante el colapso de su actual estructura de doble clase de acciones.

Desde esta posición de neutralidad frente a Grifols, JP Morgan recortó las estimaciones de ebitda de la compañía en un 2,1 por ciento para 2024, en un 5,3 por ciento para 2025, y en un 6,9 por ciento para 2026.

De acuerdo a los nuevos cálculos del banco norteamericano, por tanto, la empresa catalana pasaría a reportar 1.982 millones de euros de ebitda en 2024, en vez de los 2.024 millones anteriormente esperados, y 2.205 millones de euros en 2025, en vez de los 2.328 millones proyectados en su informe pasado.

Publicidad
Publicidad

Para 2026, mientras tanto, los nuevos cálculos de ebitda de JP Morgan para Grifols pasan de los 2.656 millones de euros, a 2.472 millones.

Este menor ebitda, claro está, se fundamenta en una menor estimación de ingresos, que en los nuevos cálculos del banco se reducen un 1,3 por ciento en 2024, un 3,4 por ciento en 2025, y un 5,7 por ciento en 2026.

Con estos datos en la mano, por tanto, y a pesar de contemplar que el ebitda de la empresa crezca un 3 por ciento en 2023, JP Morgan optó por recortar el precio objetivo establecido para las acciones de Grifols, reduciendo su valor desde los 17,5 euros, hasta los 15 euros.

Este recorte de Grifols hasta los 15 euros también se produjo en la última actualización sobre la compañía que llevó a cabo Bankinter.

El analista del banco español a cargo de monitorizar el desempeño de Grifols, Pedro Echeguren, explicaba en su actualización del valor de los títulos de la compañía que tenía varios motivos para reducir su precio desde los 17,65 hasta los 15 euros.

Publicidad

Por un lado, Echeguren recortaba la estimación de crecimiento terminal de la empresa desde el 0,5 hasta el 0,25 por ciento, dada la problemática asociada a la oferta de plasma.

Por otro lado, el experto de Bankinter ponía sobre la balanza la caída en la valoración de la participación en Shanghai RAAS, la empresa asiática con la que Grifols tiene un acuerdo estratégico, y cuyas acciones acumulan un retroceso del 15,4 por ciento en 2022, efecto al que se suma la reciente depreciación del yuan.

Echeguren, además, señalaba otros dos factores que le llevaron a efectuar este recorte en la valoración de Grifols: el aumento de la minusvalía por autocartera, derivado de la caída de la cotización de las acciones en 2022, y una subida de la TIR de los bonos del Tesoro estadounidense que también puede afectarle, dado su endeudamiento de 10,6 veces respecto a su ebitda.

Las victorias estadounidenses de Grifols

Tras los recortes de precio registrados por estas entidades, el precio objetivo promedio establecido por el consenso de analistas para Grifols se situaba en los 21,51 euros.

La fijación de este precio objetivo supone un potencial de retorno del 84,6 por ciento que, de cumplirse en algún momento, supondría el rebote más fuerte entre los valores del IBEX 35.

Publicidad

Grifols, no obstante, acumula un desplome del 30 por ciento desde inicios del año 2022, y de hasta el 47 por ciento en los últimos 365 días. Una caída que hace que muchos inversores se mantengan muy escépticos ante la capacidad de la compañía para revertir su situación.

Aquellos que sí crean en ella, al menos, pudieron celebrar en las últimas semanas dos noticias provenientes de Estados Unidos.

La primera era la firma de un contrato con el Departamento de Defensa de Estados Unidos "para descubrir tratamientos con anticuerpos humanos sintéticos contra toxinas y patógenos de alta prioridad".

La segunda, mientras tanto, fue su victoria judicial en territorio norteamericano, en la que lograron que se les permitiera pagar a residentes mexicanos que crucen la frontera para donar plasma, una sentencia que, de acuerdo a la información publicada por Bloomberg, "dará impulso al suministro de un ingrediente crítico, necesario para el tratamiento de trastornos graves".

Publicidad

En portada
Noticias de