La reducción de beneficios de Grifols pesa más que la mejora de sus ingresos

Grifols se deja más de un 11% en su cotización tras presentar unos resultados en los que pesó mucho la compra de Biotest

Grifols presentó el 28 de julio unos resultados del primer semestre del año en los que la empresa redujo sus beneficios un 46 por ciento por el impacto de la compra de Biotest, a pesar de mejorar sus ingresos hasta en un 11 por ciento por el incremento de las donaciones de plasma.

Y el mercado, tan presto a deglutir narrativas sin mirar en mayor profundidad los aspectos fundamentales de unas cuentas financieras, castigó este recorte en las ganancias de la compañía, provocando pérdidas de más del 11 por ciento en la cotización de sus acciones.

Publicidad

La cotizada del IBEX 35 veía como sus títulos sufrían recortes del 10,82 por ciento a las 16:00 horas del jueves. Una rebaja que hundía su precio hasta los 14,55 euros, después de iniciar el día cotizando en los 16,32 euros.

Los analistas, en cambio, reaccionaron al rendimiento de cuentas con optimismo, apuntando que sus métricas indicaban el camino de recuperación para su negocio, sobre todo teniendo en cuenta que la empresa ratificó su compromiso con reducir su deuda, descartando nuevas operaciones de adquisición, y suprimiendo el dividendo hasta que su ratio de deuda sea inferior a las cuatro veces.

Grifols, por tanto, volvió a ser protagonista de la dislocación que a menudo existe entre analistas e inversores, y vio como el mercado penalizaba la disminución de sus beneficios, dejando sin premio a la mejora de sus ingresos.

Publicidad
Publicidad

La situación de Grifols no es nueva, pero espanta al mercado

"No comprendemos muy bien la reacción del mercado a unos resultados que muestran una clara recuperación secuencial operativa, y que en su mayor parte ya fueron comunicados al mercado con motivo del Capital Markets Day celebrado el pasado 30 de junio", aseguraba el analista senior de Renta 4, Álvaro Arístegui, en su disección de los resultados de Grifols.

A ojos de Arístegui, la recuperación de las cifras de negocio de Grifols, proveniente de factores como el crecimiento de los volúmenes de plasma recuperados, o de las dinámicas positivas de la demanda, "es patente, e incluso debería hacerse más patente de cara a la segunda mitad del ejercicio y ya en 2023".

El analista, en consecuencia, reiteraba su recomendación de sobreponderar los títulos, asignándoles un precio objetivo de 26 euros, a pesar de reconocer que "la delicada situación financiera de la compañía", que de acuerdo a su previsión cerrará el ejercicio con una ratio de apalancamiento cercano a las siete veces, "también es innegable".

"Pero se trata de una situación conocida, que no debería sorprender a nadie", concluía el experto de Renta 4.

Una apuesta por la recuperación de Grifols

Esta disyuntiva entre la premisa de que Grifols será capaz de mejorar sus captaciones de plasma, y el hecho de que su desapalancamiento será duro, ya la proyectaron anteriormente firmas como Deutsche Bank y JP Morgan.

La tónica general de los expertos a pesar de estas reservas sobre el retraso en el saneamiento de sus finanzas, sin embargo, es positiva en torno a la farmacéutica española, que logra recoger el 54,8 por ciento de recomendaciones de compra dentro del consenso de analistas, y fija el precio objetivo promedio de sus acciones en los 22,14 euros.

Publicidad

Desde Banco Sabadell, por ejemplo, se apuntaba que los resultados del primer semestre de 2022 "dejaron una evolución operativa por encima de lo esperado", y se esperaba que la deuda neta comience a revertir a partir del segundo semestre, con la progresiva normalización de su negocio.

"En todo caso, el valor cotiza un 50 por ciento por debajo de niveles pre Covid-19, y seguimos viendo en Grifols una ecuación rentabilidad-riesgo atractiva, y un margen de re-rating significativo en los próximos meses, a medida que se materialice la recuperación", indicaba el informe de la entidad catalana, que asignaba a los títulos de la farmacéutica un precio objetivo de 27 euros.

En Bankinter, mientras tanto, se optaba por mantener una postura más cauta, pero se ajustaba el precio objetivo de los títulos desde los 17 euros por acción hasta los 17,65 euros, por el efecto del cambio de año.

Publicidad
En portada
Noticias de