Deutsche Bank se une al coro de firmas que desconfían de Grifols

Grifols vuelve a registrar pérdidas en su cotización tras las dudas expresadas por firmas como Deutsche Bank y Bestinver Securities

La recuperación bursátil de Grifols fue tan fugaz como repentino fue su desplome, tras la aparición de los rumores acerca de su posible ampliación de capital.

La biofarmacéutica catalana, que a principios de julio logró alejarse de mínimos al salir al paso de la especulación del mercado acerca de esta posible ampliación de capital, volvió esta semana a fijar su cotización por debajo de los 16 euros.

Publicidad

Con una caída intradía de más del 4 por ciento durante la jornada del miércoles 13 de julio, que alargaba su recorte de la última semana hasta casi el 9 por ciento, Grifols situó el precio de sus acciones en los 15,8 euros.

Un mínimo de los últimos tres meses espoleado por unas dudas de la banca de inversión acerca de sus perspectivas a largo plazo que, durante esta semana, añadió un nuevo nombre a su lista de escépticos.

GRIFOLS (GRF)GRIFOLS (GRF)

0,020,25 %
9,00

Grifols debe responder preguntas más allá del desmentido sobre la ampliación de capital

Si la semana pasada era JP Morgan quien arqueaba las cejas ante la constatación de que Grifols, paralelamente al desmentido sobre su ampliación capital, planeaba retrasar un año objetivos financieros como los de ingresos y margen ebitda, esta semana las dudas respecto al camino a seguir a medio plazo por la empresa, llegaron desde Deutsche Bank.

"En general, consideramos que Grifols está al tanto de las cuestiones clave para el funcionamiento y la optimización de la empresa, y sigue ofreciendo resultados en aquellos campos que están bajo su control", afirmaban los analistas del banco alemán.

Publicidad
Publicidad

"El problema que nadie se atreve a enfrentar, no obstante, sigue siendo hasta qué punto la estrategia de expansión y consolidación de sus capacidades puede verse desbaratada por la invasión de la tecnología medicinal FcRn. Sobre todo teniendo en cuenta que el grado de apalancamiento de la empresa, en un entorno de subidas de los tipos de interés, aumenta el riesgo", añadían.

La entidad financiera alemana, asimismo, también destacó negativamente el hecho de que Grifols pospusiera un año la consecución de muchos de sus objetivos financieros, optando por mantener su postura neutral ante los títulos de la empresa, a los que otorgaba un precio objetivo de 17 euros.

Una visión pesimista a la que el tiempo está dando la razón

A pesar de estas dudas de bancos de inversión como JP Morgan o Deutsche Bank, Grifols cuenta con el apoyo mayoritario de un consenso de analistas que, de promedio, le otorga un precio objetivo 21,88 euros que fijaba un potencial de retorno del 34,6 por ciento respecto a su precio de cierre del 13 de julio.

Dentro de las firmas que más claramente apuestan en contra de Grifols, que curiosamente no son JP Morgan ni Deutsche Bank, que optan por posturas neutrales, hay una que lleva tiempo avisando respecto a las nulas perspectivas para la cotizada del IBEX.

Bestinver Securities cuenta con un consejo de venta sobre los títulos de Grifols desde el pasado 21 de febrero, y acompañaba esta recomendación de un precio objetivo de 13 euros.

Publicidad

Una cifra que proyecta una visión claramente pesimista respecto al recorrido de la farmacéutica del IBEX 35, y que además contrastaba con el optimismo reiterado esta misma semana por casas como Banco Santander, Caixabank BPI, o Mirabaud Securities, que ratificaron sus recomendaciones de compra, y las acompañaron de rangos de precios objetivos entre los 23,3 y los 28,3 euros.

En el caso de las acciones de clase B de Grifols, la unidad financiera ligada a Acciona también redujo el precio objetivo sobre las mismas el pasado mes de febrero, otorgándoles una valoración de 8 euros muy ajustada a su precio actual, cercano a los 10 euros.

Desde Bestinver Securities, además, se apuntaba en su último informe sobre la compañía que, a pesar de que esta descartara su ampliación de capital, una posibilidad que no está fuera de la mesa es que los accionistas de clase B conviertan sus títulos en acciones de clase A, bajo el pago de una cuota de entrada.

La incertidumbre sobre Grifols, por tanto, prosigue más allá de su desmentido, y cada vez más firmas se unen a un barco del escepticismo que Bestinver Securities lleva tiempo capitaneando.

Publicidad
En portada
Publicidad
Noticias de