El BBVA cerrará 2020 ganando 859 millones y con la perspectiva de sorprender en dividendos

El BBVA apenas dará sorpresas en la parte operativa pero tiene margen para ofrecer mejores previsiones de cara al dividendo

El BBVA cerrará el año 2020 con un beneficio neto en torno a los 859 millones de euros, según las previsiones del consenso de analistas. Las pérdidas acumuladas hasta septiembre ya se redujeron hasta los 15 millones, tras ganar 1.141 millones en el tercer trimestre, con lo que la foto final será positiva.

La entidad vasca se presentará este viernes ante los inversores con una buena parte de los deberes hechos y marcando un rebote del 70% en los últimos tres meses, justo desde que se conocieron los datos de efectividad de la vacuna de Pfizer.

La venta de la división en los Estados Unidos también fue bien recibida por los inversores en la medida en que disipa muchas inquietudes por el lado de la solvencia.

Ahora, está por ver el destino que da el banco a los 9.700 obtenidos con la operación, una vez frustrada su fusión con el Banco de Sabadell.  

Los resultados vendrán sin sorpresas

Este será el tema en el que los inversores pondrán el foco, más que en las cifras en sí que presente la entidad, donde los analistas no esperan mayores sorpresas.

Por el lado del negocio puro, la trayectoria del coste del riesgo será el tema a seguir. Es posible que haya un «cierto incremento de las provisiones» pero sin poner en riesgo las guías que ya ofreció el banco de entre 150 y 160 puntos, añade Nuria Álvarez, analista de Renta 4 Banco.

Además, el banco anotará este trimestre una plusvalía por importe de 300 millones de euros derivado del acuerdo de banca seguros con Allianz, apunta Álvarez.

Publicidad
Publicidad

Los expertos no esperan ningún mensaje negativo, dado que el contexto en el que se mueve el banco es de una mayor visibilidad, más allá del impacto que pueda tener la tercera oleada del coronavirus, lo que se verá en las perspectivas que ofrezca la entidad.

El BBVA podría mejorar el dividendo

También habrá espacio en la presentación de resultados para los dividendos, después de que el Banco Central Europeo desvelara en diciembre las condiciones para retomar la remuneración a los accionistas.

Publicidad

Y lo cierto es que el BBVA todavía tiene un margen de sorpresa. Según calculan los analistas de Bloomberg Intelligence, el dividendo de 2020 podría superar la estimación de consenso de 0,06 euros por acción, hasta alcanzar los 0,1 euros.

Es un “fuerte candidato” para mejorar el dividendo, apuntan, aunque no todas las casas de análisis creen que esto será posible. Por ejemplo, en Barclays vaticinan que el dividendo se quedará en los 0,06 euros.

En todo caso, la cantidad a repartir estará limitada por el tope del 15% de los beneficios que finalmente obtenga el banco, de acuerdo con los criterios del BCE.

La asignación de capital será un punto de interés

De cara a 2021, las proyecciones del dividendo dependerán del destino que de el banco a las plusvalías obtenidas por la venta de la filial estadounidense.

Publicidad

Tras descartar la entidad pujar por el Sabadell, el banco apuntó como posible opción el anuncio de un programa de recompra de acciones, lo que nuevo requerirá la autorización del Banco Central Europeo.

La cuestión es que los actuales niveles de cotización ya descuentan que el banco optará por esa recompra de títulos. Lo que no está claro es el importe que dedicará. Pero cuanto mayor sea esta cantidad, más beneficiará a la cotización.

Por eso serán importantes los mensajes que ofrezca el BBVA sobre la recompra de acciones, en la medida en que podrían impulsar al valor en bolsa.  

Alivio en Turquía y cierta mejora en México

Por regiones, los inversores deberían encontrarse con buenas noticias procedentes de los dos mercados importantes que le quedan al banco, México y Turquía.

En este sentido, los analistas de Bloomberg Intelligence apunta que el margen de intereses de BBVA México puede estabilizarse en el cuarto trimestre, a tipos de cambio constantes, después de aumentar el 11% en el tercer trimestre.

Además, las preocupaciones sobre Turquia han disminuido, luego de que la lira rebotara desde sus mínimos en noviembre. Estos factores harán que el efecto divisa sobre las cuentas de la entidad sea mucho más suave.

En portada

Noticias de