Un fondo de inversión para recolectar dividendos

El M&G (Lux) Global Dividend, centrado en el crecimiento de los dividendos, fue elegido mejor fondo del mes por la revista Inversión y Morningstar

El talento del gestor y un proceso probado hacen que este fondo de dividendos reciba la calificación de Morningstar Analyst Rating de Silver para las clases de acciones más baratas, mientras que las más caras obtienen la de Bronze.

Entrevista a Alejandro Domecq, associate director de M&G Investments en España, con motivo del premio al mejor fondo de febrero de la revista Inversión, concedido al M&G (Lux) Global Dividend (VIDEO: REVISTA INVERSIÓN).

Stuart Rhodes es el gestor de la cartera del fondo desde su creación en julio de 2008. Rhodes ha dirigido bien el fondo a lo largo de las diferentes etapas del ciclo económico y se ha adherido a su filosofía de inversión y a sus convicciones cuando se ha enfrentado a vientos en contra. A veces va a contracorriente, pero ha demostrado su talento en la selección de valores a lo largo del tiempo.

Publicidad

El fondo se centra claramente en el crecimiento de los dividendos, que ha alcanzado una media del 7 por ciento anual durante el mandato de Rhodes.

Debido a la concentración en el crecimiento de los dividendos, el rendimiento de la cartera es normalmente inferior al de sus homólogos o al del índice MSCI World High Dividend Yield, al tiempo que muestra una leve inclinación hacia el valor en comparación con sus competidores.

Una cartera de 40-50 valores de dividendo

Rhodes selecciona una cartera de 40-50 valores mediante un análisis fundamental ascendente en el que ha puesto más énfasis en el apalancamiento financiero en los últimos años. La estructura característica del fondo divide la cartera en tres partes: activos, calidad y crecimiento rápido.

Tradicionalmente, la parte de calidad dominaba la cartera, pero el aumento de las valoraciones hacía más difícil encontrar oportunidades.

Publicidad
Publicidad

En noviembre de 2021, la categoría de activos —que consiste en empresas cíclicas— constituía el 48 por ciento de los activos de la cartera.

El crecimiento rápido es la categoría más pequeña, ya que Rhodes busca valores de alto crecimiento que normalmente solo cotizan a valoraciones atractivas durante los periodos de tensión del mercado.

Un fondo de dividendos para inversores atrevidos

Sin embargo, el fondo no es para un inversor en dividendos con aversión al riesgo, ya que su volatilidad y sus riesgos a la baja han sido históricamente mayores que los de sus homólogos.

La cartera está concentrada en sus principales participaciones, donde las 10 mayores posiciones representan aproximadamente la mitad de la cartera. Además, Rhodes es un gran accionista de empresas como Methanex, Trinseo y Gibson Energy, lo que aumenta el riesgo de liquidez.

Exposición al ciclo

La exposición a sectores cíclicos, combinada con una notable inclinación hacia las empresas de mediana y pequeña capitalización, puede aumentar la volatilidad. El historial construido por Rhodes apunta a una fuerte rentabilidad total, superando a sus competidores y al índice por un cómodo margen.

Aunque los inversores han sido compensados por el mayor riesgo, deben estar dispuestos a aceptar períodos de rentabilidad relativa erráticos para cosechar las recompensas a largo plazo.

Publicidad

El objetivo del fondo es hacer crecer su distribución de dividendos anualmente, al tiempo que ofrece una rentabilidad superior a la del MSCI All Country World Index.

La filosofía de dividendos orientada al crecimiento significa que en esta cartera rara vez se encuentran valores sin crecimiento, pero de alta rentabilidad.

El análisis fundamental (bottom-up) de los valores impulsa el posicionamiento de la cartera, donde el potencial de crecimiento de los dividendos, las valoraciones y el apalancamiento financiero son aspectos clave de la evaluación.

Publicidad

Como hemos comentado, el gestor construye la cartera en torno a tres tipos de compañías. Los valores de calidad forman el núcleo del fondo (40-60 por ciento), que son empresas a prueba de bala con un sólido historial de dividendos, que tienden a ser compañías defensivas y de baja beta.

Una segunda categoría de activos (20-40 por ciento) se compone de valores más cíclicos, que son sensibles a la evolución de la actividad económica. La volatilidad de esta categoría es más alta que la de las otras.

El tercer grupo, el de crecimiento rápido, con una ponderación del 10-20 por ciento, ofrece una exposición a empresas que pueden crecer con independencia del contexto económico.

Estos valores tienden a cotizar según sus propias noticias/resultados y ofrecen un alto crecimiento (de los dividendos).

La cartera de 40 a 50 valores se diferencia claramente del índice MSCI World High Dividend Yield, con un active share del 89 por ciento en noviembre de 2021.

Publicidad

● Añada las noticias de finanzas.com a sus redes sociales: Twitter | Facebook | Linkedin | Flipboard. También en su app de mensajería: Telegram

● Consulte la guía Gestoras de fondos de inversión de la revista Inversión para conocer el quién es quién del sector en España.

En portada
Publicidad
Noticias de