El éxito de los fondos internacionales agobia a la industria española

Los fondos internacionales acaparan el 39% de la cuota de mercado, lo que inquieta a la industria española

Las gestoras internacionales han pisado a fondo el acelerador y la comercialización en España de fondos de inversión extranjeros aumenta año a año en detrimento de los nacionales, cuyas gestoras no saben cómo frenar este avance para evitar un sorpaso en cuota de mercado.

Según datos de la CNMV, a cierre de 2020 la cuota de mercado de los fondos extranjeros comercializados en España alcanzó el 39 por ciento frente al 8,3 por ciento de 2008, y este incremento inquieta a la industria patria porque va a más.  

Publicidad

Uno de los primeros en dar la voz de alarma ha sido Rodrigo Buenaventura, presidente de la CNMV, para quien, aunque la diversidad y la competencia siempre juega a favor del inversor, es importante que la industria nacional de inversión colectiva mantenga su masa crítica y su cuota de mercado debido a la contribución que aporta a la economía española en términos de riqueza, PIB y empleo.  

Pero mantener esa cuota no va a ser fácil si se tiene en cuenta que a cierre de 2020 las gestoras extranjeras acumularon más de 200.000 millones de euros de patrimonio en España, con un incremento del 11,5 por ciento respecto al año anterior. 

Las causas de este crecimiento hay que atribuirlas a un proceso de apertura del mercado a nuevos actores, nuevos modelos de comercialización de fondos y nuevos competidores.

«En nuestro mercado la venta de fondos estaba tradicionalmente unida a las redes de distribución de los grandes bancos, con poca presencia de gestoras extranjeras. La aparición de plataformas de contratación y de brókeres online ha ido cambiando este escenario», apunta Victoria Torre, responsable de oferta digital en Singular Bank. 

Publicidad
Publicidad

Los cambios legislativos que han promovido la arquitectura abierta y la concentración de gestoras en España también han impulsado este crecimiento, a juicio de Ángel Martínez-Aldama, presidente de Inverco, que reconoce que los mayores inversores en España en IIC internacionales son los fondos españoles.  

Otras causas se derivan de que las grandes gestoras internacionales tienen economías de escala difícil de conseguir con los volúmenes gestionados por fondos nacionales.

Además, estos «suelen tener cierto sesgo nacional al invertir, hecho que no ha potenciado sus rentabilidades en los últimos años, ya que el IBEX es uno de los índices que peor se ha comportado», reconoce Jordi Andreu, profesor de OBS Business School. 

A ello se suma que el peso de la gestión pasiva ha ido aumentando en los últimos años debido a sus bajas comisiones, y en esta tipología de inversión las gestoras nacionales «tienen un papel totalmente residual», apunta Andreu. 

Publicidad

Mayor especialización 

Un hecho diferenciador que lleva a los partícipes a decantarse por fondos internacionales es su mayor especialización tanto en temáticas de inversión como en áreas geográficas.

Cubren mercados, sectores y activos de forma más diversificada que los nacionales, cuya oferta se centra sobre todo en productos de renta fija y renta variable europea. 

«Para invertir en China no es suficiente con contar con una gran pericia como gestor, sino que es imprescindible conocer el mercado a la perfección y eso difícilmente lo puede hacer un gestor desde España. Para invertir en algunos sectores nicho o en determinadas zonas geográficas, las grandes gestoras internacionales cuentan con especialistas en distintos países, lo que supone en una desventaja para las gestoras españolas en aquellos casos en los que el cliente busca diversificar su cartera», señala Torre. 

Esta especialización es cada vez más demandada por los inversores más sofisticados que buscan maximizar su rentabilidad y tienen muy en cuenta la deslocalización de su operativa en función aspectos como la búsqueda de sectores no representados en nuestra bolsa o el ahorro en comisiones e impuestos. 

Publicidad

El asesor independiente 

El auge de la figura del asesor financiero independiente también ha intensificado la inversión en fondos extranjeros.

En opinión de Mar Barrero, directora de análisis en Arquia Profin Banca Privada, la mayoría de estos asesores no cuentan con producto propio por lo que sus servicios de asesoramiento se fundamentan en la oferta de fondos de otras entidades presentes en las distintas plataformas o supermercados de fondos y la gran mayoría de ellos son de gestoras internacionales.

Asimismo, muchas entidades españolas con equipos reducidos de gestión se apoyan en los fondos internacionales para completar su oferta. Ofrecen fondos de fondos especializados en un determinado mercado o temática, cuyas carteras se diversifican con fondos de terceros.  

Una industria «residual»

La trayectoria al alza de las IIC extranjeras en España irá en detrimento de los fondos españoles que seguirán perdiendo protagonismo y cuota de mercado, asegura Luis Gasca, profesor del Centro de Estudios Financieros (CEF).

Argumenta que en el accionariado de los grandes bancos españoles están las gestoras internacionales más ponderosas del mundo: «¿De verdad creemos que nuestra industria de fondos va a crecer a mayor velocidad que las de los fondos internacionales? Eso es una quimera».

Publicidad

«Los que ofrecen los fondos controlan las redes comerciales y éstas están en manos de las grandes gestoras internacionales. La industria de fondos nacional será cada vez más residual. Tal vez los fondos de renta fija nacionales serán más locales, pues en algún sitio deberemos poner la deuda pública y de empresas». 

También Andreu cree que «nuestro papel en la industria de fondos ya es residual y empeorará», entre otras causas, «por la implantación de medidas como la tasa Tobin o la modificación que afecta a las sicavs».  

En portada
Publicidad
Noticias de