La banca mantendrá su ofensiva en comisiones a pesar de la rebaja de Banco Santander

La banca no modificará su política de comisiones ante la rebaja de Banco Santander

Banco Santander rebajó las exigencias para dejar de cobrar comisiones a sus clientes, pasando de los 240 euros al año que podría cobrar hasta los 120 euros anuales.

Antonio Gallardo, experto en finanzas de iAhorro, asegura que este movimiento se explica por dos motivos. Por un lado, la entidad tenía el dudoso honor de ser uno de los “bancos más caros con un coste anual de 240 euros”. 

Publicidad

No obstante, las contraprestaciones que daba la cuenta en los últimos tiempos compensaban ese coste. Pero actualmente no se perciben como tales, “se ha roto el equilibrio y muchos clientes perciben que están perdiendo”, argumenta Gallardo.

La rebaja del tope máximo de las comisiones está en línea con otros bancos, así que “no perderán clientes y permitirá ganar nuevos”, señala Estefanía González, portavoz de finanzas personales de Kelisto.

Los clientes ya no quieren pagar comisiones

Paralelamente al aumento de las comisiones, los clientes están adoptando una actitud activa en busca de mejores condiciones por domiciliar su nómina, desterrando la pasiva de la que hacían gala en el pasado.

Como explica González se debe a dos aspectos. “Al contrario de lo que sucedía hace tiempo, cuando lo normal era que las entidades quitaran las comisiones al cliente por solo domiciliar su nómina, las entidades se están volviendo más exigentes”. 

Publicidad
Publicidad

Y, por otro lado, la entrada de las fintech en el tablero de juego (al que llegan con unas condiciones especialmente ventajosas) también hace que el consumidor empiece a ver que existen cada vez más alternativas con cero comisiones y cero condiciones.

El movimiento del Santander será limitado

Se podría pensar que el repliegue de velas en materia de comisiones podría desembocar en una acción en cadena de otras entidades.

Razón no nos faltaría si evocamos que cuando Banco Santander lanzó la Cuenta 1 2 3 provocó un terremoto en otras entidades que se vieron “obligadas”  mejorar su oferta bancaria.

No obstante, con la actual situación de tipos al cero por ciento no parece que vaya a ser así. 

“Lo cierto es que la cuenta Santander One estaba entre las más exigentes del mercado en cuanto a vinculación –le superaban contadas excepciones, como la Cuenta 360 de Cajamar- y con este movimiento lo que consigue es estar “en mercado” de alguna manera”, recalca Gallardo.

Publicidad

Es decir, tiene unas exigencias muy similares a las de sus competidores, al menos en lo que conocemos por banca tradicional. 

Por tanto, si el cambio no va más allá de esto, no parece que sus competidores más directos puedan sentir presión para mejorar o relajar sus exigencias.

Las cuentas con las comisiones más caras

La pregunta es cuánto puede cobrar el banco vía comisiones.

A pesar de rebajar estas exigencias, todavía hay entidades que tienen una política bastante dura.

Publicidad

Por poner un ejemplo, si bien es cierto que no aplica comisiones ni tampoco tiene vinculación, para poder acceder a la cuenta nómina de Deutsche Bank es necesario una nómina mínima de 1.500 euros, que no siempre está al alcance del cliente bancario.

Banc Sabadell cobra una comisión de 60 euros anuales, a pesar de tener domiciliada una nómina de mínimo 700 euros. BBVA también elevó sus comisiones hasta que pasaron a ser 160 euros anuales sino se cumplía con la vinculación exigida.

A lo que se une que recientemente CaixaBank elevó a 240 euros el coste si a pesar de tener nómina no se cumplen otros dos requisitos de 3 pagos trimestrales con tarjetas o 3 recibos domiciliados, “en un claro movimiento de obligar al cliente que tenga una cuenta con coste y que esta sea su cuenta principal en la que opere y, con ello, pueda vincularle más fácilmente en otros productos”, añade Gallardo.

Pero la banca digital también comienza a ser activa en el cobro de comisiones en algunas ofertas de provenientes de N26 o Revolut. 

“Lo peculiar de este tipo de ofertas es que se pueden personalizar en base a las necesidades del cliente”, insiste González. 

Publicidad

Si lo que queremos es una cuenta muy básica, casi todas ellas tienen una opción de no pagar comisiones –sin cumplir requisitos, normalmente-, pero si queremos ventajas más específicas, ya habría que pagar una cuota que puede, incluso, superar los 10 euros al mes.

En portada
Publicidad
Noticias de