Banco Santander agota en 8 meses 1.000M€ en hipotecas para jóvenes

Banco Santander agota en ocho meses la primera fase de su oferta hipotecaria para jóvenes, con financiación del 95 por ciento

En tan solo ocho meses, Banco Santander agotó su oferta hipotecaria para jóvenes. La entidad que preside Ana Botín ha optado por ir lanzando esta nueva oferta comercial por fases, que se van recalibrando según la demanda y el grado de cumplimiento. En la primera se beneficiaron 1.000 clientes y en esta segunda se han destinado un saldo de 1.000 millones de euros a financiar estos productos.

La demanda de vivienda entre los más jóvenes siempre ha estado latente, pero el acceso a la vivienda para los menores de 35 años ha tenido como obstáculo el ahorro para la entrada.

Publicidad

Desde Banco Santander reconocen que “tradicionalmente la barrera de entrada para los jóvenes ha sido que les cuesta tener ese 20 por ciento para la entrada (más lo que hay que pagar de impuestos)”.

Para facilitar su acceso, Banco Santander financia hasta el 95 por ciento del valor de tasación, por encima de la recomendación del Banco de España del 80 por ciento.

Precisamente esta ausencia de ahorro, ha hecho que muchos jóvenes, entre 18 y 34 años, se hayan visto empujados al alquilar. De hecho, más de la mitad, el 52 por ciento, asegura que su situación económica le impide comprar. Es un porcentaje muy similar al de años anteriores y demuestra que la pretensión residencial de una mayoría de jóvenes sigue pasando por la casa de propiedad, explica María Matos, directora de servicio de estudios de Fotocasa.

Publicidad

Hipotecas bajo control de riesgo

A pesar de ello, Banco Santander no ha descuidado el control de riesgo. Para acceder a estas hipotecas, el futuro hipotecado debe tener una antigüedad laboral de al menos un año y unos ingresos netos mínimos (por lo menos uno de los titulares) de entre 1.600 y 2.200 euros mensuales, en función de la geografía de residencia, señalan desde la entidad.

Además, para superar las pegas que pudieran poner desde control de riesgo, estos futuros clientes tienen que aportar un aval personal que estará en vigor durante los primeros cinco años de vida del préstamo.

Publicidad

El plazo máximo de concesión es de 30 años y la tasa de esfuerzo (porcentaje de los ingresos mensuales que se destina al pago de la hipoteca) no debe superar el 30 por ciento.

Una demanda al alza

El interés por adquirir una vivienda en propiedad seguirá al alza este 2022, especialmente por el alza de la inflación, señalan los portales inmobiliarios.

Muchos de los alquileres están indexados a la inflación, lo que hace que las previsiones para este año es que suban las rentas. Y es que la diferencia entre comprar y alquilar puede llegar a suponer hasta 400 euros de ahorro.

Y es que como recuerda Antonio Gallardo, experto financiero de iAhorro, "en el alquiler también hay que hacer un esfuerzo en forma de fianza y cuotas adelantadas, pero es bastante inferior”.

Publicidad

Esta es la principal barrera que hace que muchos se decanten de forma obligada por el alquiler y, además, las exigencias (aunque están cambiando y endureciéndose) han sido más laxas en este sentido que las que pedían los bancos para conceder la hipoteca", agrega Gallardo.

¿De qué porcentaje hablamos? Un estudio realizado por el comparador hipotecario, basado en los datos medios que ofrece el INE (24 años de plazo para pagar un préstamo hipotecario con un tipo de interés del 2,53 por ciento), el esfuerzo es del 26,37 por ciento de la compra frente al 38,71 por ciento que conlleva abonar un alquiler.

Otras entidades también han seguido la estela

Lo cierto es que la oferta de Banco Santander, que ha tenido notable éxito, ha hecho que otras entidades sigan la estela que ha marcado.

Es el caso de MyInvestor, que también financia hipotecas para los más jóvenes hasta el 95 por ciento del capital. Otras entidades que también ofrecen estos productos son Bankinter o Unicaja, llegando también ha ampliar el plazo hasta 30-35 años.

Publicidad
En portada
Publicidad
Noticias de