La justicia toma Abengoa y bloquea a los minoritarios

El administrador concursal de Abengoa, perteneciente a Ernst & Young, pide al Tribunal de Instancia Mercantil de Sevilla suspender las facultades del consejo de administración

Ernst & Young, encargada de la administración concursal en Abengoa insta al Tribunal Mercantil de Sevilla a suprimir las facultades del consejo de administración de la ingeniera.

En la petición se solicita a la justicia que para el resto de sociedad del grupo, que cuenta con más de 40 filiales, se intervengan también las facultades de los respectivos órganos de administración.

Publicidad

Así lo ha comunicado la propia sociedad sevillana a través de un hecho relevante a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Sin fecha para la junta de accionistas

La decisión del administrador concursal se produce cuando la compañía debía convocar la junta extraordinaria de accionistas solicitada por Clemente Fernández, candidato a la presidencia por parte de la sindicatura de accionistas, hace ahora un mes.

La solicitud de Ernst & Young supone un cambio en el régimen concursal pues, si la justicia decide suspender al consejo de administración, deja de ser un proceso voluntario y pasa a una intervención completa para la disolución.

Publicidad

Por tanto, queda en manos del juez la celebración de una asamblea que acabaría con Fernández de presidente el cual, en principio, echaría por tierra la oferta presentada por el fondo estadounidense TerraMar para hacerse con Abenewco1, la filial que aglutina ahora el grueso del negocio.

Publicidad

La justicia ya evitó una junta extraordinaria

El consejo de administración encabezado por Juan Pablo López-Bravo decidió solicitar el concurso de acreedores el 22 de febrero de este año y cuatro días más tarde el el mismo juzgado al que se pide ahora la suspensión de funciones de López-Bravo y su equipo suspendió la junta convocada para el 4 de marzo por los minoritarios.

Fuentes de los minoritarios aseguran que este movimiento del administrador concursal de produce para provocar que la oferta de TerraMar triunfe de forma directa y que la sindicatura de accionistas no pueda presentar una oferta alternativa.

La puja de este fondo consiste en una inyección, en diferentes tramos y con ampliación de capital incluida para hacerse con el 70 por ciento del capital social, de hasta 200 millones más una solicitud de rescate de 249 millones a la SEPI y líneas de créditos y avales del ICO y CESCE respectivamente.

Los objetivos de los minoritarios

Por su parte, según informó finanzas.com, el objetivo de los accionistas minoritarios, es presentar una oferta antes de que se celebre una junta de accionistas, ya sea la extraordinaria o la ordinaria correspondiente a 2019 solicitada por un inversor particular.

Para ello, Fernández y el fondo Ultramar negocian con varios inversores de fuera de la zona del euro con los que ofrecer una alternativa semejante a la que planteaban con los hermanos mexicanos Amodio y que no difiere en demasía de la presentada por TerraMar, pero donde se reserva el 35 por ciento de Abenewco1 a los minoritarios.

Publicidad

En caso de no lograr el objetivo antes de que Fernández sea presidente, este abriría el abanico de oferentes a aquellos fondos que sí estarían dispuestos a presentar una oferta pero están a la espera de que el expresidente de Amper tome el control de la ingeniera y entre estos estarían también los Amodio.

En portada
Publicidad
Noticias de