Una inflación sin precedentes en la eurozona deja pasmado al BCE

La inflación en la zona del euro alcanza máximos históricos en el 8,1%. El dato supera con insolencia las previsiones del BCE y de los analistas, que se inquietan por los tipos de interés

La inflación en la zona del euro escaló en mayo hasta el 8,1 por ciento, nuevo máximo histórico. La cifra dejó pasmado el martes al consenso de analistas y al BCE, que esperaba un incremento del 7,8 por ciento.

La subida de los precios fue impulsada por los alimentos y la energía, después de que la invasión rusa de Ucrania hizo que los precios de las materias primas se dispararan.

Publicidad

Pero la tasa de inflación subyacente, que excluye las partidas más volátiles como alimentos y energía, también escaló hasta el 3,8 por ciento, frente al 3,6 por ciento esperado por los analistas.

Más presión para el BCE tras el dato de inflación

Que la escalada de la inflación europea llegue a máximo histórico supone una presión añadida para el BCE, que se prepara para subir en julio los tipos de interés.

Con la Fed y el Banco de Inglaterra metidos ya en un ajuste más restrictivo de su política monetaria, la presidenta del BCE, Christine Lagarde, indicó que es probable que el banco aumente los tipos en julio el 0,25 por ciento.

Publicidad

El economista jefe del banco, Philip Lane, respaldó esta línea más suave, pero algunos funcionarios plantearon la idea de subir medio punto el precio del dinero, por primera vez en la historia del BCE.

Publicidad

El miembro del Consejo de Gobierno holandés Klaas Knot y avanzó que las cifras de inflación de mayo y junio determinarán si se justifica tal paso.

En este escenario, “el BCE se va a ver cada vez más presionado para actuar, no siendo descartable que opte por acelerar el proceso de subidas de los tipos de interés oficiales, algo que puede terminar pasando factura al crecimiento económico de la eurozona”, dijeron los analistas de Link Securities.

Las voces discordantes del BCE

El debate se prevé intenso en los próximos dos meses, en la medida en que las voces discordantes en el seno de la institución se oponen a un ajuste más intenso de la política monetaria.

Es el caso del banquero italiano Ignazio Visco, quien rechazó el martes la perspectiva de un movimiento de tasas más agresivo y dijo que el BCE debe proceder de manera "ordenada" para evitar posibles turbulencias en el mercado de bonos.

Por el contrario, su colega francés, Francois Villeroy de Galhau, dijo que los últimos datos de inflación justifican una normalización "gradual pero decidida" de la política monetaria.

Publicidad

Tras el dato de inflación, el IBEX 35 mantuvo las caídas en torno al 0,3 por ciento. Pero el precio de los bonos alemanes a diez años se movió a la baja, lo que provocó que su rentabilidad subiera dos puntos básicos, hasta el 1,07 por ciento.

Además, el euro siguió manteniendo las caídas frente al dólar, lo que dejó la paridad euro/dólar en las 1,0727 unidades.

● Siga las noticias de finanzas.com desde su red social o app favorita: Twitter | Flipboard | Linkedin | Facebook | Telegram

En portada
Publicidad
Noticias de