La inflación de la zona euro supera cuatro veces el objetivo del BCE

Eurostat confirma que la inflación en la zona euro subió al 8,1% en mayo. Es cuatro veces superior al objetivo[…]

La inflación de la zona euro subió el mes pasado hasta un récord del 8,1 por ciento, según una estimación preliminar, más de cuatro veces el objetivo del Banco Central Europeo, lo que justifica sus planes de subir los tipos de interés el mes que viene para frenar el crecimiento desbocado de los precios.

Impulsada inicialmente por la escasez de suministros después de la pandemia y el aumento de los precios de la energía tras la invasión rusa de Ucrania, la inflación se ha vuelto cada vez más amplia, afectando a todo, desde los alimentos y los servicios hasta los bienes de uso cotidiano.

Publicidad

El crecimiento de los precios en los 19 países que comparten el euro subió al 8,1 por ciento en mayo, desde el 7,4 por ciento de abril, en línea con una estimación preliminar publicada el 31 de mayo, dijo el viernes la agencia de estadísticas de la Unión Europea, Eurostat.

Preocupación por los precios subyacentes

Aunque la inflación es ahora cuatro veces superior al objetivo del 2 por ciento del BCE, los responsables de política monetaria parecen igualmente preocupados por una rápida subida de los precios subyacentes, ya que sugieren que la rápida inflación se está arraigando a través de los efectos de segunda ronda.

La inflación subyacente, que excluye los costes de los alimentos y la energía, una cifra muy vigilada por el BCE, se aceleró hasta el 4,4 por ciento desde el 3,9 por ciento, mientras que un indicador aún más limitado que también excluye el alcohol y el tabaco aumentó desde el 3,5 por ciento hasta el 3,8 por ciento.

Mientras que el aumento del 39 por ciento de los costes de la energía fue el principal motor de la inflación, los precios de los alimentos no elaborados subieron un incómodo 9 por ciento y los precios de los bienes industriales no energéticos aumentaron un 4,2 por ciento. El precio de los servicios, donde los salarios son un coste clave, subió un 3,5 por ciento.

Publicidad
Publicidad

Preocupado por este aumento de los precios, el BCE dijo la semana pasada que subiría sus tipos de interés en julio en 25 puntos básicos y de nuevo en septiembre, cuando será necesario un aumento mayor si las perspectivas no han mejorado.

Experimento de ocho años con tipos negativos

Las dos medidas elevarían el tipo de depósito de menos 0,5 por ciento del banco fuera del territorio negativo, poniendo fin a un experimento de ocho años con tipos de interés negativos.

Sin embargo, incluso esta medida de julio puede llegar tarde. Casi todos los grandes bancos centrales han subido ya los costes de los préstamos, algunos varias veces, lo que sugiere que el BCE puede haberse quedado atrás.

El problema es que, una vez que los efectos de la segunda ronda comienzan a afianzarse, la inflación se consolida y acaba perpetuándose a través de una espiral de precios y salarios, ya que los trabajadores exigen una compensación por la pérdida de su poder adquisitivo.

Remuneración salarial del 4%

Aunque el crecimiento de los salarios sigue siendo relativamente moderado, se disparó en el primer trimestre. El BCE, que ha subestimado durante meses el aumento de la inflación, prevé que la remuneración por asalariado aumente más del 4 por ciento tanto este año como el próximo, el doble de su media histórica.

El banco central de la zona euro, que se ha visto obligado a elevar sus proyecciones de inflación trimestre tras trimestre en los dos últimos años, ve ahora un crecimiento de los precios del 6,8 por ciento este año, del 3,5 por ciento en 2023 y del 2,1 por ciento en 2024.

Publicidad

Estas proyecciones se basaban, sin embargo, en que la inflación alcanzaría un máximo en torno al 7,5 por ciento, cifra que se superó el mes pasado.

En portada
Publicidad
Noticias de