Renta variable

Coronavirus. Histórico desplome del IBEX tras borrarse el BCE de la batalla

El IBEX 35 retrocede a mínimos del día y encaja una caída en torno al 10%, después de que el Banco Central Europeo haya decidido dejar sin cambios los tipos de interés.

El IBEX 35 y las bolsas europeas abrirán con subidas del 3% tras anunciar la FED que comprará deuda corporativa de empresas hasta 750.000 millones de dólares.

El IBEX 35 se hunde alrededor del 10% y aterriza en los 6.600 puntos, después de que el Banco Central Europeo haya decidido dejar sin cambios los tipos de interés. Solo hubo más medidas temporales de liquidez. Tampoco rebajó la faclidad de depósito.

El selectivo español se va a los 6.600 puntos. En el resto de Europa, el Eurostoxx600 también se desploma el 7%. La decisión también ha tenido efecto en el mercado de divisas. El euro/dólar se va mínimos del día en las 1,1205 unidades. 

Los mercados no se han calmado tras la noticia, al no haber recorte de tipos. Tampoco ha gustado que no recortara la facilidad de depósito. Los inversores no entienden que el BCE se haya alistado a medias en la batalla contra el coronavirus, sobre todo tras las rebajas de tipos de la Fed y el Banco de Inglaterra

Es cierto que el emisor europeo ha aprobado más operaciones de liquidez a largo plazo de manera temporal pero lo que asustado al mercado es que "no ve signos materiales de tensiones en los mercados de dinero, ni escasez de liquidez en los sistemas bancarios".

El problema es que "no se ha producido una rebaja en la facilidad de depósitos principal, lo que resulta una decepción frente a las expectativas del mercado", dice Paul Diggie, analista de Aberdeen. Esto envía la señal de que incluso el propio BCE piensa que está al final del camino cuando se trata de recortar los tipos de interés.

Para los economistas de PIMCO, el BCE se quedó corto: "Dejar la tasa de la facilidad de depósito sin cambios en -0.5% refleja implícitamente que el Consejo de Gobierno reconoce la efectividad limitada de los recortes de tasas por debajo de los niveles actuales", apuntan.

En la Bolsa de Nueva York, se ha juntado la decisión del BCE con la noticia de que Trump suspendió los vuelos desde Europa, con lo que las caídas han llegado al 7%. Por eso, ha vuelto a saltar el mecanismo de protección contra la volatilidad y las operaciones se suspendieron durante quince minutos. 

Duro castigo al IBEX

Dentro del selectivo español, Ence corrige un 10% mientras que IAG se deja el 8%, lo mismo que retrocede Másmovil. Los problemas en el transporte aéreo tras suspender Trump los vuelos desde Europa lastran a Aena y Ferrovial, que se dejan el 7%. Entre los grandes valores, Santander y BBVA pierden en torno al 6%. 

El IBEX 35 ha perdido ya de sobra los soportes donde se pararon las caídas del Brexit, y ahora, el próximo soporte relevante hay que buscarlo ya en la zona de los 5.900 puntos, que es donde se frenó el selectivo con la crisis de deuda de 2012 en la que España bordeó el rescate. 

El impacto del coronavirus sigue siendo el principal foco informativo. Donald Trump suspende todos los vuelos procedentes desde Europa y estresa a los inversores.

En la sesión asiática, el Nikkei se desplomó el 4,41% mientras que el Hang Seng de Hong Kong retrocede el 3,6% en el arranque de las plazas europeas.

En los otros mercados, el petróleo Brent añade más presión a las bolsas tras hundirse un 4%, hasta los 34,28 dólares por barril. La OPEP cree que la demanda este año será prácticamente cero. En Nueva York, los futuros del S&P500 corrigen el 4%. 

En la agenda de hoy, estas son las principales citas

  • Eurozona: Saldrá la producción industrial de enero (11 horas, previsión -2,9%) aunque la principal cita es la reunión de política monetaria del BCE. Habrá que ver las medidas de Christine Lagarde para combatir al coronavirus.
  • Los Estados Unidos: Sin citas de gran calado, saldrán las peticiones semanales de hipotecas.
  • España: El Gobierno aprueba en un Consejo de Ministros extraordinario un paquete de medidas económicas, fiscales y laborales para ayudar a las empresas y a los trabajadores a limitar el impacto negativo de la epidemia de coronavirus.

Contexto:

Otro histórico desplome viene en camino para las bolsas europeas, salvo que el BCE lo remedie a partir de las dos y media de la tarde con las medidas que se espera que anuncie para hacer frente al coronavirus. Claro que la presidenta del banco, Christine Lagarde, tampoco ha tranquilizado mucho porque prevé otra crisis como la de 2008.

La renta variable mundial va directa a firmar la segunda peor semana desde la crisis financiera mundial de 2008, solo superada por las caídas de la última semana de febrero.

La OMS ha declarado ya que el coronavirus ha alcanzado el grado de pandemia y Donald Trump prohíbe los vuelos desde Europa, sin anunciar un paquete potente de estímulos fiscales.

¿Qué más leer?

El coronavirus arrolla a Wall Street. Bienvenidos al ‘bear market’

Muy poca confianza ha generado el presidente estadounidense entre los inversores, sobre todo después de que el Dow Jones entrara ayer en lo que se conoce como ‘bear market’ o mercado bajista, lo que sucede cuando la caída desde máximos supera el 20%. Y hasta un 15% más desde estos niveles puede caer todavía, según calculan en Goldman Sachs.

"El riesgo de recesión está aumentando y no estamos cerca ponerlo en precio", dijo Sue Trinh, estratega global de macro en Manulife Investment Management. "Todas las" soluciones "que estamos viendo de los poderes actuales recuerdan la gran crisis financiera", pero lo más importante son los recursos para la lucha contra el virus, dijo a Bloomberg esta experta.

En Nueva York, ha vuelto a saltar esta madrugada el mecanismo anti desplomes cuando Trump desveló un paquete de ayudas que inquietó mucho al mercado. Son 50.000 millones de dólares en ayudas a pymes afectadas por el coronavirus. Pero no hubo noticia de una rebaja de impuestos a los asalariados, que es lo que le habría gustado ver a Wall Street. 

En estas circunstancias está claro que los inversores no se fían de la respuesta política a la crisis. De Trump, desde luego que no. En Europa, de poco sirvió el agresivo y sorprendente recorte de tipos del Banco de Inglaterra. En Italia, Matteo Renzi ha pedido, casi suplicado, a los vecinos europeos que no cometan los mismos errores que Italia. Y ahora, la esperanza de las bolsa es el BCE.

En resumen, las bolsas están en modo pánico. Es "la incapacidad para valorar el escenario macroeconómico a corto plazo y su potencial impacto en el medio/largo plazo lo que está provocando el pánico entre muchos inversores, que están optando, ante la incertidumbre, por reducir de forma drástica sus posiciones de riesgo", apuntan en Link Securities. 

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.