Los hedge funds huyen del mercado tras ómicron y Powell

Los hedge funds ni siquiera compran las caídas y se apresuran a recoger beneficios ante el nuevo escenario incierto que abren la Fed y ómicron

Las turbulencias desatadas en los mercados tras la irrupción de la variante ómicron de coronavirus y el giro más agresivo de Jerome Powell con la retirada de estímulos monetarios, provocaron la huida masiva de los ‘hedge funds’.

Al contrario que los minoristas, que compraron esta semana las caídas del mercado, los inversores profesionales huyeron del riesgo justo cuando el S&P500 soportó su mayor caída en dos días desde octubre del año pasado.

Publicidad

Acostumbrados a invertir con dinero prestado, la ratio de apalancamiento neto mide el apetito por el riesgo de la industria de los hedge funds.

Este indicador re construye teniendo en cuenta las posiciones largas y las cortas. La noticia es que esta semana se desplomó a mínimos de un año, según datos recopilados por Goldman Sachs.

El movimiento de los fondos de cobertura contrasta con la alzas del 2 por ciento que llegó a marcar el S&P500 este miércoles.

Posteriormente, el selectivo estadounidense se vino abajo tras detectarse el primer caso de ómicron en los Estados Unidos, pero los hedge funds ya se habían puesto a cubierto.

Publicidad
Publicidad

Huida hacia los refugios

Pocas partes del mercado esquivaron una liquidación que vieron venir los profesionales. Los valores del Nasdaq cerraron con un desplome del 1,8 por ciento, mientras que las empresas de pequeña capitalización recortaron el 2 por ciento. Además, el bitcoin cayó hasta el filo de los 57.000 dólares.

Por el contrario, la rentabilidad de los bonos se movió al alza ante la mayor demanda de seguridad por parte de los inversores, y lo mismo hizo el yen japonés.

No sucedió lo mismo con el dólar. Los hedge funds redujeron sus apuestas alcistas sobre el billete verde por cuarta semana consecutiva, de manera que sus posiciones largas netas en dólares se redujeron en un tercio respecto a sus niveles de octubre.

La preocupación por la variante ómicron compensó el tono más agresivo de la Fed, lo que reforzó al yen como principal divisa refugio.

Publicidad

Desde los máximos del pasado 18 de noviembre, el S&P500 corrige alrededor del 4 por ciento, mientras que el Nasdaq se deja el 4,6 por ciento.

El único refugio clásico que mantuvo un comportamiento más apagado fue el oro, que apenas subió el 0,4 por ciento. “No hay señales de que sea un refugio para protegerse de la volatilidad del virus”, dijeron los analistas de Oanda.

¿Por qué huyen del mercado los hedge funds?

Para explicar el éxodo masivo de los ‘hedge funds’ hay distintas razones. Fuentes del mercado lo justificaron por la necesidad de realizar pérdidas fiscales antes de que termine el año.

Otros expertos, sin embargo, apuntaron que fue solo una recogida de beneficios ante un entorno más hostil y cuando las bolsas llevaban antes de ómicron unas subidas superiores al 20 por ciento.

Publicidad

Y además también entra en juego el factor Powell, especialmente su aviso de que la inflación es un fenómeno persistente.

El resultado fue un movimiento brusco de los inversores profesionales para deshacer posiciones al anticipar un incremento de los tipos de interés antes de lo esperado.

Los datos sobre el posicionamiento de los ‘hedge funds’ de Bank of America mostraron unas tendencias similares en cuanto al desapalancamiento.

Sus clientes de estos fondos liquidaron posiciones por 2.000 millones de dólares en la semana, el mayor ritmo de salida del mercado desde abril.

Presión para generar retornos

Lo cierto es que estos inversores profesionales raras veces esperan a que amaine la tormenta. Suelen vender más rápido que el resto del mercado “debido a la presión para generar retornos”, dijo Mark Freeman, director de inversiones de Socorro Asset Management.

Después de que sus apuestas en las grandes tecnológicas fracasaran la semana pasada, los fondos de cobertura decidieron aprovechar esta ventana de cierre rápido de posiciones para intentar enderezar un año irregular, dijeron las mismas fuentes.

Publicidad

La aversión al riesgo tiene su lógica, y la huida del sector tecnológico también. En un contexto de tipos al alza, las grandes compañías del Nasdaq, mucho más endeudadas, son también más sensibles al incremento del precio del dinero.

Se trata de preservar ante todo los beneficios del año, en lugar de verlos esfumarse en cuestión de días, dijo Freeman. En su opinión, los gestores profesionales habían asumido que habría un rally en la recta final, pero cuando las alzas se pusieron en cuestión, hubo mucho reposicionamiento de carteras.

Algunos fondos ilustres del mercado notaron estas embestidas bajistas del mercado. Por ejemplo, el fondo Renaissacen IPO ETF se desplomó más de un 6 por ciento, la misma caída que se llevó el ARK Innovation ETF de Cathie Wood.

A juicio de Feeman, todos estos movimientos de los inversores profesionales revelan lo frágil que es el sentimiento del mercado en estos momentos.

En portada
Publicidad
Noticias de