La CNMV y la credibilidad de la bolsa española

La CNMV tiene en su mano recuperar el prestigio de la bolsa española, que ha quedado muy tocado tras el asalto a Indra del Gobierno y sus aliados

La confianza de los inversores institucionales en la bolsa española se ha resquebrajado tras la toma de control del Gobierno y sus aliados en Indra.  

● Los podcasts de finanzas.com también están disponibles en su app favorita: Apple | Google | Ivoox | Spotify | Youtube

Publicidad

La huida en masa de los inversores de la IBEX 35, que llegó a perder un 20 por ciento de su valor, evidenció que las injerencias y el control político no son bien vistos en el mundo empresarial. 

Y, más, cuando la operación se lleva a cabo al margen de que lo marca la ley. Arreglar estos insólitos hechos está, en buena parte, en manos del regulador, de la CNMV

Se trata de aplicar la Ley del Mercado de Valores 

Y en este caso, se trata única y exclusivamente de aplicar lo que dice la Ley del Mercado de Valores, que es muy clara en este aspecto. Textualmente dice: “la obligación de formular una opa surge cuando se alcanza el control de una sociedad, que se define como la adquisición del 30 por ciento de los derechos de voto o el nombramiento de más de la mitad de los miembros del órgano de administración de la sociedad afectada".    

Pero el control de Indra por parte del Gobierno, a través de la SEPI, con sus socios Sapa y Amber, se ha hecho saltándose la presentación de una oferta pública de compra de acciones.  

Publicidad
Publicidad

Un hecho que cuestiona el prestigio de la bolsa española, cuya recuperación depende de las decisiones del regulador, que también se juega su propio prestigio en esta historia. 

La CNMV no debe ponerse de perfil 

En otras ocasiones, la CNMV se ha puesto de perfil o ha abierto una investigación, como ahora, que ha prolongado en el tiempo y la ha dejado morir cuando las aguas se han calmado.  

Existe el riesgo de creer que con acelerar el nombramiento de supuestos consejeros independientes en sustitución de los que han sido fulminados ya es suficiente para dar carpetazo al asunto.  

Sería un error, porque nadie entendería que el Gobierno, que es quien tiene que dar ejemplo, se librara de la obligación que la ley impone a todos los actores del mercado que quieren controlar una compañía por encima del 30 por ciento. 

El momento es especialmente sensible 

El momento es especialmente sensible, porque coincide con la ofensiva que está llevando a cabo el Gobierno para controlar otras instituciones y, en el caso concreto de la bolsa española, porque se está gestando la primera salida al parqué de este año.   

Se trata de la compañía renovable Opdenergy, que planea una oferta dirigida a inversores cualificados con la que espera recaudar hasta 200 millones de euros.  

Publicidad

Pero si este perfil de inversor observa que las injerencias políticas en la bolsa española no se ven frenadas, es posible que desconfíe de proyectos que, pronto o tarde, pueden ser víctimas, como lo bautizó finanzas.com, de la prima de riesgo política.

● Añada las noticias de finanzas.com a sus redes sociales: Twitter | Linkedin | Facebook | Flipboard | Telegram | Instagram

En portada
Publicidad
Noticias de