A Indra cada vez le sale más caro el control de Pedro Sánchez

El deseo de Pedro Sánchez de controlar el consejo de Indra no gusta a los inversores, según los analistas, por lo que su acción seguirá corrigiendo

Las acciones de Indra digieren mal las últimas noticias sobre su fututo. Primero fue la información de que el Gobierno autorizó a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) aumentar su participación en la tecnológica un 10 por ciento. Un día después de conocerse la noticia, el valor cayó en bolsa un 9,41 por ciento.

Ahora es la salida de la empresa de Javier Lázaro, director general corporativo y director financiero, lo que ha desplomado la acción. Tras saberse el pasado viernes que abandonará sus cargos en junio, el valor cayó un 5,94 por ciento.

Publicidad

"Estas informaciones han acarreado muchas dudas y descontento entre los inversores, que han llevado a algunos a salirse del valor hasta que se establezca un cierto orden en la entidad", asegura Diego Morín, analistas de IG.

INDRA A (IDR)INDRA A (IDR)

-0,14-1,80 %
7,65

Objetivo del Gobierno: controlar el consejo de Indra

La principal fuga de inversores de Indra en lo que va de año se produjo el pasado 22 de febrero cuando el Consejo de Ministros autorizó a la SEPI aumentar su participación en la consultora hasta un 28 por ciento. Hasta entonces la empresa pública tenía un 18,7 por ciento de la tecnológica.

Esta compra adicional del 10 por ciento del capital responde, según comunicó la SEPI a la CNMV, "al renovado compromiso del Estado con una compañía que recientemente ha asumido retos de especial trascendencia para los intereses de nuestro país y de nuestros aliados más cercanos, como el Futuro Sistema Aéreo de Combate o FCAS".

Publicidad

Pero también tiene como objetivo "incrementar el control del Gobierno sobre Indra", aseguran los analistas.

Publicidad

"Cuanto más capital posea la SEPI del accionariado total de Indra, mayor influencia gubernamental habrá sobre el consejo de administración. Algo que no es del agrado de los inversores y que podría mantener las correcciones sobre el valor", asegura Darío García, analista de XTB.

Goteo de salidas

El control de la SEPI en el consejo de la tecnológica quedó patente en el pasado mes de mayo, tras la salida de Fernando Abril-Martorell de la presidencia de la consultora y los nombramientos de Marc Murtra como presidente no ejecutivo e Ignacio Mataix y Cristina Ruiz como consejeros delegados.

Tras aprobarse el nuevo organigrama, abandonó la compañía Alberto Terol, vicepresidente y consejero, que se opuso a los cambios de presidencia realizados por la SEPI.

Le siguió José Antonio Escalona, secretario no consejero, que fue sustituido por Guillermo Guerra, y ahora le toca el turno a Javier Lázaro, que permanecerá en la compañía hasta finales de junio para "facilitar el traspaso y la sucesión ordenada en sus responsabilidades", informó la empresa a la CNMV en un comunicado.

Para Iván San Félix, analista de Renta 4, la marcha de Lázaro de Indra es una "noticia negativa", ya que “fue uno de los profesionales de alta dirección del equipo de Fernando Abril-Martorell que más activamente participó en las reestructuraciones de 2015 y de 2020, situando a la compañía en una posición mucho más competitiva y financieramente más sólida”.

Publicidad

Afirma que esta salida viene motivada por la “creciente influencia del Estado en Indra”, que "creemos que podría culminar en el control por parte del Gobierno del consejo de administración en los próximos meses", señala el analista de Renta 4.

Javier Lázaro, que fue nombrado director financiero de Indra en octubre de 2015, empezó su carrera profesional en MacKinsey y posteriormente trabajó en Goldman Sachs, Credit Suisse y Prisa, donde desempeñaba el cargo de director financiero antes de incorporarse a Indra.

Cambios que penalizan la acción de Indra

Las noticias que involucran a la cúpula de Indra, como la salida de Lázaro, están generando volatilidad en su acción”, asegura Diego Morín, por lo que considera “interesante que la acción sostenga los 9,5 euros y en el peor de los casos, el soporte más lejano de los 8,25 euros”. Por la parte alta, asegura que es “vital la consolidación de los 10,5 euros”.

Destaca entre las fortalezas de Indra, el buen momento por el que atraviesa el sector del software, "con unos márgenes altos tanto a nivel bruto como operativo, así como cierto nivel de poder de precios, ya que la fuerte demanda existente en el sector, tanto a nivel de seguridad como implementación digital, favorece a la entidad española”.

Publicidad

Además, la compañía ha desarrollado uno de los radares de vigilancia especial más potente de Europa, “lo que da a Indra capacidad para liderar el sistema europeo de tráfico espacial”, señala Morín, por lo que “es una cotizada en cuyas acciones pondría los ojos”.

Lo mismo opina el consenso de mercado de finanzas.com. El 75 por ciento de sus analistas recomienda compra el valor, un 25 por ciento mantener y ninguno aconseja venderlo.

Sitúan su precio objetivo en los 12,49 euros desde los 9,46 euros a los que cotiza ahora y le dan un potencial de revalorización del 32 por ciento.

● Añada las noticias de finanzas.com a sus redes sociales: Twitter | Linkedin | Facebook | Flipboard | Telegram | Instagram

En portada
Publicidad
Noticias de