La ralentización de la economía china seguirá en 2017 y 2018, según ESCAP

La ralentización de la economía china seguirá en 2017 y 2018 a medida que el modelo de crecimiento se ajusta a uno basado en el consumo interno y el sector servicios, indicó hoy la Comisión Económica y Social para Asia y el Pacífico (ESCAP, en inglés) de la ONU al presentar un informe en Bangkok.

La agencia multilateral proyectó que el gigante asiático crecerá un 6,5 % en 2017 y un 6,4 % en 2018, por debajo del 6,7 % registrado en 2016 y del 6,9 % conseguido en 2015.

La inflación rondará entre el 2,3 % y el 2,5 % en el bienio citado, presionada por la debilidad de la divisa local y el precio de los productos básicos en los mercados internacionales.

"Peligros y vientos en contra amenazan la previsión del crecimiento (chino). El endurecimiento de la política monetaria en Estados Unidos podría provocar volatilidad financiera y la salida de capitales, especialmente si el crecimiento de la economía china es más débil de lo previsto", dice el estudio del ESCAP.

La amenaza interna al crecimiento económico proviene del elevado endeudamiento, dado que el pasivo de las empresas estatales ronda alrededor del 115 % del producto interior bruto (PIB), volumen que, según la agencia multilateral, podría socavar la sostenibilidad fiscal del país.

La ESCAP cree que las autoridades chinas tienen capacidad de actuación ante los peligros citados y les recuerdan también la necesidad de combatir la creciente desigualdad social, la rápida urbanización y la ineficacia energética.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.