La Autoridad Fiscal acusa al Gobierno de «inflar» los ingresos presupuestarios

Destaca que el desfase en 2016 alcanzó los 28.000 millones y estima que España tendrá un déficit estructural del 2,5%

cristobal-montoro-gasto--644x362

Importante toque de atención de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) al Gobierno sobre la tendencia a «inflar» los ingresos presupuestarios. El presidente del organismo, José Luis Escrivá, hizo este miércoles esta afirmación durante su comparecencia en el Congreso al recordar el desfase de 28.000 millones entre los ingresos contemplados en las cuentas de 2016 (incluyendo un desvío de 13.600 millones en los recursos de la Seguridad Social) y los importes realmente obtenidos. Una brecha que obliga a tener que revisar constantemente los objetivos de estabilidad, como ocurrió en 2016 al pasar de un escenario del 2,8% al 4,6%. «Hay que hacer previsiones creíbles para reforzar la credibilidad de España», explicó en su intervención en la Comisión de Presupuestos.

Aunque en ningún momento se refirió expresamente a las cifras contempladas en las cuentas públicas de 2017 que acaba de presentar el Ejecutivo, es evidente que sus argumentos ponen en cuestión la estimación de un aumento de los ingresos tributarios del 8% hasta lograr 14.000 millones más. De hecho, Escrivá insistió en que a pesar de la mejora de la economía «no hay que dar por garantizado recuperaciones muy grandes de ingresos en ninguna figura impositiva». Es más, Escrivá prevé que los ingresos se mantendrán alrededor del 38% del PIB pese a las subidas de tipos. En este sentido, recordó que el Gobierno ya tuvo que aprobar «medidas correctoras» en el Impuesto sobre Sociedades el año pasado en dos ocasiones para corregir su desplome en la recaudación.

Precisamente, el responsable de la Autoridad Fiscal mostró su preocupación por este impuesto al considerar que tiene «debilidades» en su base imponible que reduce sus ingresos. De hecho, considera que los cambios normativos introducidos el año pasado, como el adelanto de un mínimo del pago fraccionado con un impacto de 9.000 millones -anunció que la liquidación del impuesto por este motivo en julio será favorable a las empresas en 3.000 millones- y la mejora de la economía debía haber logrado 12.000 millones más de recaudación.

También advirtió de que si no se producen cambios el déficit estructural de España se situará en el 2,5%, lo que choca con la senda de estabilidad del Gobierno de reducir el déficit al 2,2% el próximo año. Una gran parte de ese desfase corresponderá a la Seguridad Social (1,5%) y el resto al Estado y las comunidades, frente al superávit municipal.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.