Brasil prevé para 2016 su menor déficit con el exterior en nueve años

El Banco Central de Brasil pronostica que el déficit en las cuentas del país con el exterior será de 25.000 millones de dólares en 2016, equivalentes al 1,59 % del producto interior bruto (PIB), lo que representaría su mejor dato en los últimos nueve años, informó hoy el ente emisor.

En 2015 Brasil había acumulado un déficit corriente de 58.900 millones de dólares, que correspondieron al 3,32 % de su PIB, y que ya significaron una mejora respecto al año anterior, cuando el resultado fue de 104.200 millones de dólares, es decir, el 4,31 % de la economía del país.

El organismo atribuye la trayectoria positiva a la recesión que atraviesa Brasil, que ha enfriado la actividad económica, y a la depreciación del real frente al dólar, que fue el año pasado del 48,3 %, lo que encarece las importaciones pero incentiva las exportaciones.

"Hemos observado un ajuste más significativo en los últimos meses (...) y hay un factor cambio importante en esa estimativa", señaló el jefe del departamento económico del Banco Central, Túlio Maciel, en declaraciones recogidas por la prensa local.

En febrero, el balance entre los recursos que el país envía al exterior y los que recibe del extranjero fue de 1.900 millones de dólares.

La inversión extranjera directa totalizó 5.900 millones de dólares el mes pasado y la previsión es que sume 60.000 millones al final de 2016 lo que, de acuerdo con el presidente del ente, Alexandre Tombini, debería cubrir totalmente el déficit corriente de Brasil.

En el acumulado en los últimos doce meses, el rumbo deficitario de las cuentas llegó a los 46.300 millones de dólares, un 2,67 % del PIB brasileño.

Las mejores predicciones del organismo llegan después de que el Gobierno empeorara este martes su cálculo para la economía nacional.

El ejecutivo prevé ahora que la economía se contraerá un 3,05 % en 2016, mientras que la inflación llegará al 7,44 %, por encima del techo de la meta oficial, situada en el 4,50 %.

Los nuevos números, sin embargo, todavía no superan los de 2016, cuando la economía brasileña cayó un 3,8 %, su mayor retracción en los últimos 25 años.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.