Blanco dice que la auditoría está viciada en origen y denuncia un montaje

El consejero delegado de Sodercan, Salvador Blanco, ha asegurado hoy que la auditoría de la intervención general sobre la gestión de la empresa pública en la legislatura 2007-2011 está "viciada en origen" y ha denunciado un "montaje" político por "urgencias" electorales.

Salvador Blanco ha comparecido hoy ante los periodistas para leer su "primera y última" declaración ante los medios de comunicación sobre una auditoría de la intervención hecha en el 2012, cuando el PP gobernaba Cantabria, que revela irregularidades en la gestión de Sodercan durante los años 2008, 2009 y 2010, cuando él ocupaba la dirección.

El consejero delegado, quien volvió a asumir el cargo tras las elecciones de mayo de 2015, ha hecho hincapié en que a los auditores les faltó documentación porque la entonces dirección de la empresa pública se la oculto y ha insistido en que algunas de las conclusiones son interpretables o "no responden a la realidad".

Según Blanco, la falta de información y el hecho de que ni Sodercan ni él pudieran presentar alegaciones porque la anterior dirección lo prohibió y, en su caso, le negó el acceso a la documentación hace que la auditoría esté "viciada".

Como ejemplo de la "falta de rigor" de la auditoría de la intervención, ha citado el hecho de que se incluya entre sus recomendaciones la implantación de medidas de control de las contrataciones, cuando la empresa pública ya disponía de instrucciones internas.

Bajo su punto de vista, la auditoría de la intervención tiene "sospechosas coincidencias en sus exposiciones y conclusiones" con la que en 2011 encomendó la entonces dirección a Deloitte, "un caro encargo a la carta, parte de un montaje político cuyo objetivo era justificar una campaña del Ejecutivo de Ignacio Diego contra el anterior gobierno".

En cualquier caso, el consejero delegado sostiene que las incidencias recogidas en el informe responden a practicas susceptibles de mejora y no a incumplimientos legales y asegura que la muestra de contrataciones seleccionada "no es representativa de las prácticas de la sociedad".

Al ser preguntado por los periodistas sobre si va a dimitir, como han pedido Ciudadanos y Podemos, el consejero delegado ha respondido: "¿Por qué? Creo que he dado una explicación bastante clara del montaje. Yo lo tengo bastante claro y cuando me hice cargo de esto sabía perfectamente las posibilidades de este montaje".

El consejero delegado ha abierto su intervención advirtiendo de que ni él ni la empresa pública tienen "la más mínima intención" de enzarzarse en polémicas públicas y ha hecho hincapié en que todo lo demás que tenga que decir o que le pidan que explique lo hará en sede parlamentaria.

A su juicio, se está buscando "presentar como nueva una noticia caducada" -si bien esta auditoría no se había hecho pública hasta ahora- para hacer una campaña contra el Gobierno y contra Sodercan.

Y ha acusado directamente a Podemos, que ayer hizo pública la auditoría a través de su página web, de llevar meses "intentando por todos los medios deteriorar la imagen de la empresa pública con una total y absoluta irresponsabilidad".

Blanco ha defendido que en los años de Gobierno del PP, la empresa pública estuvo "prácticamente paralizada" y ha asegurado que con la llegada del nuevo gobierno, ha recuperado el papel que nunca debió dejar de ejercer, como instrumento de apoyo al tejido empresarial de Cantabria.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.