Argentina asume que quedan "dos o tres meses difíciles" pero pide confianza

El ministro de Hacienda y Finanzas de Argentina, Nicolas Dujovne, reconoció hoy que quedan "dos o tres meses difíciles" para la economía como consecuencia del traspaso a los precios de la abrupta devaluación del peso, pero destacó que el país es de nuevo mercado emergente y va en "el camino correcto".

"Tenemos que reconocer que pasamos por un momento difícil, no lo negamos, así como otros países lo han atravesado Argentina está integrada al mundo con sus beneficios y costos, pero pensamos que los beneficios superan a los costos", remarcó el titular económico en una entrevista con radio La Red.

Según recalcó, la abrupta deprecición del peso (casi un 40 % frente al dólar en dos meses) -lo que llevó al Gobierno a pedir un préstamo al Fondo Monetario Internacional (FMI)- va a tener consecuencia en los precios, por lo que todavía quedan "dos o tres meses difíciles".

Sin embargo, expresó que "cuando ocurren estas cosas" el Ejecutivo tiene "un esquema pensado para proteger a los ciudadanos" y volvió a apostar por un tipo de cambio flotante.

"Argentina ya probó en otras épocas clavar el tipo de cambio (...) si uno tiene el tipo de cambio fijo, en vez de subir el dólar (hoy se vende a 28,10 pesos), sube el desempleo", aseveró.

Consultado por a cuánto cree que estará el cambio a finales de año, el ministro insistió en que eso es competencia exclusiva del Banco Central, que, manteniendo una política de tipo flotante, es el que evalúa "cuando intervenir o no" vendiendo dólares si siente que hay movimientos disruptivos en el mercado.

Sobre la inflación, el otro gran caballo de batalla del Gobierno y que acumuló hasta mayo una subida del 11,9 % en lo que va de año, Dujovne reconoció que la previsión, de acuerdo a la carta de intención firmada con el FMI, "es que puede estar alrededor del 27 %" en todo 2018.

"Nosotros venimos de 12 años de inflación de 30 %, con tarifas (de los servicios públicos) congeladas", añadió el ministro sobre los Gobiernos de Néstor Kirchner (2003-2007) y Cristina Fernández (2007-2015).

En medio de la incertidumbre económica que afecta al país, en la tarde de este miércoles se dieron dos noticias que el Ejecutivo toma con esperanza.

Por un lado, Morgan Stanley Capital Internacional anunció que vuelve a colocar al país como mercado emergente tras nueve años considerado de frontera (la categoría más baja en la clasificación de Estados desarrollados, emergentes y fronterizos).

Además, el directorio del FMI formalizó el crédito de 50.000 millones de dólares que Argentina solicitó para afrontar la devaluación y poder así reducir el déficit y evitar una crisis.

De ese monto, el Banco Central venderá mediante subastas 7.500 millones de dólares -a 100 millones por día durante dos meses y medio- para obtener pesos para apoyo presupuestario.

"Son dos muy buenas noticias que muestran una labor sistemática de ir cambiando las cosas de a poco e ir mejorando", opinó Dujovne.

"Argentina como mercado emergente es volver después de 10 años a donde se había ido por la aplicación de malas políticas, y va a permitir que el mercado tenga más liquidez y que las empresas argentinas emitan capital", enfatizó.

Sobre el acuerdo con el FMI afirmó que es "el más grande de su historia con fondos desembolsables", lo que muestra "un respaldo de la comunidad internacional a la Argentina".

Esto llevará al país, continuó, a no depender de los mercados internacionales "por muchísimo tiempo".

Como ya adelantó el Ejecutivo, tanto la sequía de este año como la depreciación de la moneda hará que el país crezca en 2018 menos de lo esperado.

Si la ley de Presupuesto había prevista una expansión económica del 3,5 %, Dujovne asumió que finalmente estará cerca del 1 %.

"El año pasado Argentina creció casi al 3 %, se crearon más de 500.000 empleos, creció la inversión, recuperamos el crecimiento de las exportaciones manufactureras", subrayó.

No obstante, recordó que el producto interno bruto registró en el primer trimestre de este año un crecimiento interanual del 3,6 %, aunque eso sí, antes de la turbulencia cambiaria.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.