Alemania exige a Siemens Gamesa una conversión "rigurosa" tras embarrar la matriz

El mal desempeño de Siemens Gamesa reincide sobre los resultados de una Siemens Energy obligada a hacer un profit warning para el ejercicio 2022

El hundimiento de Siemens Gamesa, que le obligó a realizar su cuarto profit warning en 18 meses, es ya insostenible para su matriz, Siemens Energy.

Tanto es así, que la compañía energética alemana presentó unos resultados que le obligaron a revisar a la baja sus propias guías para 2022.

Publicidad

Durante su tercer trimestre fiscal del año, comprendido entre abril y junio, Siemens Energy reportó unas pérdidas de 533 millones de euros que fueron cerca de un 73 por ciento superiores a los 307 millones perdidos durante el mismo periodo del año pasado.

La reestructuración de sus negocios en Rusia, que obligaron a la compañía a anotar un cargo de unos 200 millones de euros en su cuenta, y el mal desempeño de su filial española, fueron las principales causas del hundimiento de sus cifras

"Siemens Gamesa continuó experimentando elevadas pérdidas en un entorno de mercado difícil", explicaba el comunicado emitido por Siemens Energy.

"Los malos resultados de Siemens Gamesa tuvieron un impacto negativo en nuestros resultados generales. Esperamos que la nueva dirección de la empresa aplique ahora un riguroso plan de reconversión", añadía.

Publicidad
Publicidad

La empresa, por tanto, espera ahora que las pérdidas para 2022 superen los números rojos de 560 millones de euros con los que cerró su ejercicio de 2021, cuando anteriormente preveía repetir la misma cifra negativa al final de este año.

SIEMENS GAM (SGRE)SIEMENS GAM (SGRE)

0,010,03 %
17,93

Siemens Gamesa pesa en los resultados de facturación

El rumbo de Siemens Gamesa lleva tiempo incidiendo significativamente sobre el destino de Siemens Energy, ya sea borrando 2.200 millones de su capitalización después de que la empresa presentara la opa sobre su filial a 18,05 euros por acción, o provocando que las agencias de calificación crediticias mandaran alertas sobre su deuda.

Hasta ahora, Siemens Energy podía contrarrestar los puntos negros de la cotizada del IBEX 35 gracias al músculo del resto de sus divisiones. Con la vuelta de tuerca del complejo contexto macroeconómico tras el inicio de la invasión en Ucrania, no obstante, se hizo más difícil tapar estas vergüenzas.

"Los ingresos de 7.300 millones de euros descendieron un 4,7 por ciento en términos comparables, ya que el crecimiento de la división de gas y energía se vio contrarrestado por el descenso de Siemens Gamesa", reconocía el comunicado de Siemens Energy.

Publicidad

Siemens Gamesa, cabe recordar, disparó sus pérdidas durante los nueve meses transcurridos entre octubre de 2021 y junio de 2022 hasta los 1.226 millones de euros, registró durante su tercer trimestre una facturación de 2.436 millones de euros, que suponía un recorte del 10 por ciento en la comparativa interanual.

La división de gas y energía de Siemens Energy, en cambio, reportó una facturación de 4.870 millones de euros. Cifra que suponía batir las estimaciones del consenso de analistas, que esperaban unas ventas de 4.740 millones de euros.

Las perspectivas no mejoran para la división de renovables de Siemens

La historia del mal rendimiento de Siemens Gamesa lleva tanto tiempo ocupando portadas y parece no tener final. Hasta el propio CEO de Siemens Energy, Christian Bruch, así tuvo que reconocerlo este lunes.

"Esta es una tarea tediosa", señaló Bruch en una llamada con periodistas recogida por Bloomberg. "Llevará años llevar a Siemens Gamesa al nivel de rentabilidad en el que nos gustaría estar".

Publicidad

Un pronóstico poco apacible para el camino inmediato de Siemens Gamesa que su CEO, Jochen Eickholt, ya se encargó de esbozar el pasado mayo, cuando aparcó la recuperación de la empresa hasta 2025.

Tras la presentación de resultados de Siemens Energy, las acciones de la compañía llegaron a caer hasta un 4,3 por ciento, logrando posteriormente recuperar el tono y moderar esos recortes hasta el 0,6 por ciento.

La fluctuación en el precio de los títulos de Siemens Energy dejó su valor en torno a los 16 euros. Cifra que se aleja de los mínimos del año, fijados en torno a los 13,37 euros, pero que sigue muy alejada de los 23 euros con los que la empresa comenzó el 2022.

Siemens Energy, por tanto, sigue generando inquietud entre los inversores, que ven con preocupación como Rusia y una filial incapaz de superar su bache marcan su destino.

● Añada las noticias de finanzas.com a sus redes sociales: Twitter | Linkedin | Facebook | Flipboard | Telegram | Instagram

En portada
Publicidad
Noticias de