El mercado manda un mensaje a Naturgy: olvídate de la escisión

Naturgy mantiene en barbecho su escisión en dos compañías, pero el mercado continúa expresando sus dudas en torno a la conveniencia de la misma

A punto de cumplirse un año desde que Naturgy anunció sus planes para partirse en dos compañías diferenciadas, la escisión bursátil de la empresa continúa en un impasse ante el que no se atisban avances a corto plazo.

Si quienes tuvieran que decidir sobre la misma fueran los inversores, no obstante, el veredicto de estos sería claro: la empresa estaría mejor olvidándose de su "proyecto Géminis".

Publicidad

Y es que Naturgy mantiene que la división de su negocio en dos compañías brindará a los accionistas la posibilidad de aprovechar las ventajas de ambos proyectos, a pesar de mantener el “calendario abierto” para cerrar una operación que en principio apuntaba a 2022.

El mercado, no obstante, sigue viendo con recelo esta transformación, y esta incertidumbre respecto a los planes de Naturgy se traduce en dos mensajes claros por parte de los analistas.

El primero es que 2023 tampoco será el año en que se produzca este desmembramiento de la compañía. Y el segundo, que las perspectivas para la cotización de sus acciones siguen siendo pesimistas.

Una división que siembra muchas dudas entre los analistas

El analista de crédito de Bloomberg Intelligence, Paul Vickars, emitió esta semana un informe sobre Naturgy en el que destacó que el ebitda de la energética puede dispararse un 35 por ciento en 2022, "gracias a su exposición positiva a la subida del precio del gas".

Una subida, esgrimió Vickars, que también debería permitir que los beneficios de la cotizada del IBEX 35 mantengan su vuelo en 2023.

Publicidad

El experto, sin embargo, destacó que la misma crisis energética que impulsa los beneficios de Naturgy "parece haber retrasado los planes de escisión de la empresa, al menos, hasta 2024".

Publicidad

Un retraso que Vickars valoró positivamente de cara a los deudores de la empresa, puesto que les permitirá enfrentarse "a un periodo de calma antes de la tormenta".

"A pesar de los vientos políticos en contra, los accionistas de capital privado de la empresa siguen empeñados en dividir la empresa en una entidad de redes y una de mercados, y con cinco de los 12 puestos del consejo y el 55 por ciento del capital social, mantienen el control", señaló Vickars.

El problema es que, a ojos del analista, "una escisión podría aumentar el valor para el accionista, pero dado que el flujo de caja libre del negocio de redes puede financiar el crecimiento de las energías renovables, consideramos que una estructura integrada entraña menos riesgo".

Publicidad

Un veredicto, asimismo, que concuerda con el hecho por Standard & Poor's durante el pasado mes de octubre, cuando la agencia afirmó que los retos en el entorno energético europeo "hacían improbable la división de Naturgy durante el periodo 2022-2023".

Improbabilidad, no obstante, que no impidió que S&P fijara las perspectivas de Naturgy en un plano negativo, alegando que su estrategia "no es lo suficientemente clara como para proporcionar visibilidad a largo plazo sobre sus perspectivas de negocio".

Naturgy se mantiene firme en su postura

A pesar de estas dudas expresadas por distintas voces del mercado, y que además ya se hicieron notar hace un año, cuando la empresa perdió casi un 18 por ciento tras anunciar sus planes de división, la empresa dirigida por Francisco Reynés se mantiene firme en su postura.

Desde la compañía apuntaron que el propio Reynés reiteró la semana pasada su creencia de que "el proyecto es positivo y aportará valor a la compañía", aunque el mallorquín concediera que "el actual contexto energético aconseja ser prudentes en la ejecución".

Publicidad

Y es que Reynés asumió que, en estos momentos, "hay un gran número de regulaciones y negociaciones abiertas, por lo que incorporar un proyecto adicional no es lo más adecuado", pero también mantuvo que "la bolsa y los analistas reconocen el valor de nuestro proyecto".

En este sentido, sin embargo, hay varios matices que merecen ser destacados.

Por un lado, el hecho de que el consenso de analistas mantiene un precio objetivo para Naturgy que es de 23,30 euros, lo que supone un potencial de retorno negativo del -10,6 por ciento respecto a sus niveles de cotización actuales.

Por otro, el hecho de que esta cifra se deriva de la postura mayoritaria de los expertos, que abogan mayoritariamente por vender los títulos de la compañía.

Dos puntos de vista que contradicen la visión de la empresa

Dentro de este coro de voces que proyectan una sombra de dudas respecto al futuro de Naturgy, el analista de UBS Gonzalo Sánchez Bordona fue bastante claro en su opinión contraria a la división de la empresa.

"El proyecto está congelado, pero no creemos que tenga un impacto relevante a pesar de ello. El presidente y consejero delegado de la empresa sigue pensando que los negocios regulados y liberalizados deberían estar en empresas separadas, pero el contexto actual del mercado sugiere que el momento dista mucho de ser el ideal", explicó Sánchez Bordona en un informe visto por finanzas.com.

Publicidad

"No creemos que la separación tenga repercusiones importantes en las pérdidas y ganancias, y desde el punto de vista de la valoración es difícil argumentar a favor de las entidades separadas, dados los actuales múltiplos de negociación de la matriz", añadió.

Un veredicto que el experto remató asegurando que "los movimientos corporativos han animado la cotización" (en referencia a la ampliación de posiciones de una IFM que ya acapara el 14 por ciento del capital social de la energética).

Sin embargo, agregó el experto, desde UBS no se ve "ninguna creación de valor derivada de la escisión propuesta", razón por la que repitió su recomendación de venta sobre los títulos de la cotizada.

Un punto de vista negativo respecto al futuro de Naturgy si se divide en dos empresas, de hecho, que también podría extraerse de un estudio reciente de la consultora Bain & Company.

En dicho estudio, la firma norteamericana analizó más de 350 escisiones públicas valoradas en más de 1.000 millones de dólares entre 2000 y 2020, llegando a una conclusión desalentadora:

"El 50 por ciento de las empresas que persiguen una separación no consiguen crear ningún nuevo valor para el accionista dos años después, y el 25 por ciento destruye una cantidad significativa de valor para el accionista en el proceso".

Y esto, "a pesar de sus intenciones declaradas de crear valor a través de una mayor concentración de la gestión, oportunidades de crecimiento adicionales, asignación selectiva de capital y perfiles de inversión que se ajustan a una base de inversores más específica".

Naturgy, en definitiva, tendrá tiempo para meditar sus próximos pasos. Pero el mercado espera novedades en guardia.

● Si esta noticia ha sido útil para ti, apúntate a nuestros boletines ¡No te decepcionaremos! También puedes añadir las alertas de finanzas.com a tus redes y apps: Twitter | Facebook | LinkedIn | Flipboard. Y sigue los mejores videos financieros de Youtube.

En portada

Noticias de