El juez desimputa a Brufau, Fainé, Repsol y Caixabank del caso Villarejo

El juez Manuel García Castellón archiva la investigación a Repsol y su presidente, Antonio Brufau, y a Caixabank y su expresidente, Isidro Fainé

El juez Manuel García Castellón archivó este jueves de forma provisional la investigación al presidente de Repsol, Antonio Brufau, al expresidente de Caixabank, Isidro Fainé, y a ambas cotizadas del IBEX 35 como personalidades jurídicas en el caso Villarejo.

El juez de la Audiencia Nacional instructor del caso descarta que tanto Brufau como Fainé participaron en encargos a Cenyt, la empresa vinculada al excomisario de la Policía Nacional José Manuel Villarejo, para investigar a las compañías Sacyr y Pemex, según el auto conocido este jueves.

Así, García Castellón explica que libera de la investigación a ambos dirigentes por falta de indicios y con el objetivo de evita daños reputacionales a las compañías que representan.

Brufau y Fainé, sin responsabilidad

"No hay indicios de que interviniesen de manera directa en los hechos, no es posible transferir a los presidentes una obligación de supervisión y vigilancia corporativa", apunta el auto. En su lugar, esa responsabilidad recae sobre "los órganos competentes" de cada empresa.

El juez entiende que la contratación de los servicios de Cenyt no recae en ambos presidentes, sino en sus directores de seguridad: Miguel Ángel Fernández, de Caixabank, y Rafael Araújo, de Repsol. Ambos continúan siendo investigados en el caso.

Publicidad

Por ello, García Castellón considera que archivar la causa contra ambos presidentes "redunda en que los procesos penales no deben sufrir dilaciones indebidas".

Publicidad

Explica, además, que se deben "evitar los daños reputacionales de naturaleza empresarial". De ahí llega el sobreseimiento de la imputación de Repsol y Caixabank como personas jurídicas.

Repsol y Caixabank no responden por sus empleados

En cuanto a las empresas, García Castellón señala que "no puede exigirse responsabilidad a la persona jurídica por la mera comisión por alguno de sus directivos o empleados" de los delitos de cohecho y revelación de secretos que se les imputaba.

Por ello, no hay "razones que justifiquen" seguir adelante con el proceso de Repsol y Caixabank.

Sobre Caixabank, el alegato presentado por la defensa fue definitivo para cambiar la opinión del juez. Y sostiene que el banco "comprobó, con la debida diligencia, a quién iba a contratar" y que mantuvo "todos los controles" sobre la legalidad de Cenyt.

De Repsol, por su parte, señala que había implementado "un sistema de cumplimiento normativo no solo limitado a la prevención de delitos", sino diseñado para "fomentar una verdadera cultura empresarial del cumplimiento normativo". Todo ello, "con carácter previo" a los hechos que se le acusan a la compañía.

Publicidad

Sin impacto en la cotización

La noticia, por el momento, no tiene impacto en la cotización de ambas firmas del IBEX 35, que presentan la cara y la cruz del selectivo en la sesión de este jueves.

Las acciones de Repsol pierden un 1,6 por ciento y profundiza su caída tras la presentación de sus resultados trimestrales a pesar de haber revertido sus números en pandemia: en el primer semestre ganó más de 1.200 millones de euros frente a las pérdidas de 2.000 millones del mismo periodo del año pasado.

Caixabank, por su parte, se dispara un 3 por ciento en bolsa en la jornada previa a la presentación de sus cuentas.

En portada
Publicidad
Noticias de