Fondos y ETF

Las cuentas ómnibus no cuajan en España

Su escasa tradición, su debilidad frente a las luxemburguesas y el mal precedente de Banco Madrid hacen que dos años después de su total implantación en España solo tres gestoras hayan apostado por ellas

Las cuentas ómnibus no triunfan en España

Las cuentas ómnibus, en las que los activos de varios clientes se agrupan en torno a una misma cuenta y que permiten a los distribuidores de fondos de inversión contratarlos sin informar sobre la identidad de sus clientes, no funcionan en España a pesar de sus ‘cualidades’.

Entre ellas destacan el ‘anonimato’ con el que cuentan los inversores, muy apreciado para los propietarios de grandes patrimonios, y que democratizan la inversión. Permiten a pequeños inversores acceder a productos internacionales en los que no podrían invertir a nivel particular debido al elevado capital que se necesita para ello y a las elevadas comisiones que tendrían que pagar, lo que reduciría su rentabilidad. 

¿Por qué no triunfan?

Las cuentas ómnibus tienen una historia muy corta en España. La reforma de la Ley de Instituciones de Inversión Colectiva permite desde 2014 comercializar fondos de inversión nacionales mediante cuentas ómnibus.

No obstante, la complejidad administrativa y el desarrollo operativo retrasaron su puesta en marcha real hasta el año 2018, desde entonces solo tres gestoras: Mutuactivos, Buy & Hold y Dunas Capital han optado por ellas para ofrecérselas a sus clientes, pero sin demasiado éxito.

La última en hacerlo ha sido Dunas Capital, que desde ayer ofrece sus fondos en cuentas ómnibus a través de Inversis.

El motivo de su escasa implantación radica en tres causas, en opinión de Javier Flores, responsable del Servicio de Estudios y Análisis de la Asociación Europea de Inversores Profesionales (ASINVER): en la poca tradición que tienen en España, a que las gestoras prefieren cuentas ómnibus de otros países como Luxemburgo o Irlanda y al mal precedente que existe sobre este vehículo de inversor en España tras la intervención en 2015 de Banco Madrid, en que los inversores de fondos de una cuenta ómnibus se vieron muy perjudicados.

 “El precedente de inseguridad jurídica que sentó en España la cuenta ómnibus que tenía el bróker Interdin en Banco Madrid ha contribuido a la mala imagen que tienen estas cuentas”, afirma Javier Flores.

Señala que tras producirse la intervención del banco se incumplió la normativa europea de protección al consumidor financiero. “Los inversores que tenían su dinero en la cuenta ómnibus de Banco Madrid tuvieron que acudir al fondo de garantía de inversión para recuperar su dinero, ya que los jueces no dejaron al margen del concurso de acreedores el saldo de esta cuenta”, apunta Flores. En su opinión, “esta medida fue un gran error”.

Considera que hay mucha desconfianza de los inversores hacia las cuentas ómnibus de España y por ello muchos prefieren las de países como Irlanda o Luxemburgo, "con más tradición, experiencia y profesionalidad en el tratamiento de este tipo de vehículos y porque en estos países resulta impensable que se produzca un corralito en sus cuentas ómnibus como el que ocurrió con Banco Madrid”.

Reconoce que “no recomendaría a los inversores participar en una cuenta ómnibus en España porque el precedente que tenemos es desastroso”.

Pero no todos los expertos son de la misma opinión. Alberto del Cid, consejero delegado de Inversis, considera que las cuentas ómnibus “suponen una enorme ventaja al ampliar exponencialmente el número de potenciales clientes que pueden tener acceso a los fondos de las gestoras”.

Para facilitar este acceso Inversis ha firmado un acuerdo con la gestora Dunas Capital y a partir de hoy esta venderá sus fondos de inversión en cuentas ómnibus a través de Inversis.

Para Dunas Capital este ha sido un gran paso, ya que, según su jefe de ventas, Borja Fernández-Galiano: “Es para nosotros una gran satisfacción inaugurar la plataforma de cuentas ómnibus de Inversis con nuestra gama de fondos. Los usuarios de esta plataforma encontrarán en nuestros productos una gran herramienta para la preservación de capital y la obtención de rendimientos en distintos contextos de mercado, gracias a nuestra filosofía de inversión”.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.