El ahorro se cruza en la batalla fiscal Gobierno-PP

Las rentas del ahorro a partir de 200.000 euros sufrirán el impacto del paquete fiscal aprobado por el Gobierno

Las nuevas medidas fiscales que ha aprobado el Gobierno de Pedro Sánchez incluyen “un impuesto de solidaridad a las grandes fortunas” y penaliza las rentas del ahorro a partir de 200.000 euros.

Según el borrador distribuido, el Ministerio de Hacienda aplicará gravamen para las fortunas de más de 3 millones de euros.

Publicidad

Los tipos irán desde el 1,7 por ciento para fortunas de entre tres millones de euros y 5 millones, del 2,1 por ciento entre 5 y 10 millones de euros y del 3,5 por ciento para más de 10 millones de euros.

Con este impuesto se pretende recaudar 1.500 millones de euros y afectará a 23.000 contribuyentes. El Gobierno no aplicará una doble imposición puesto que la cuota abonada del impuesto sobre el patrimonio será deducible del nuevo impuesto.

Para Juan Fernando Robles, profesor de banca y finanzas de la Universidad Udima, esta subida es “un disparate”.

Para el experto, se trata de un impuesto sobre el patrimonio, que ya es “regresivo” porque supone una doble imposición, ya que la renta con la que se obtiene este patrimonio “ya ha sido gravada”.

Publicidad
Publicidad

Además, Robles califica este tipo de impuestos de “desincentivadores” y advierte de que podría llegar a tener problemas legales ya que el impuesto sobre el patrimonio está cedido a las Comunidades Autónomas, lo implicaría limitar su capacidad de legislar en materia de impuestos.

Cargos al ahorro

El Gobierno también gravará el ahorro y las inversiones. Así ha modificado el impuesto de las rentas del ahorro.

Esto incluye desde dividendos, participaciones en beneficios de cualquier tipo de entidad, depósitos financieros, acciones y fondos de inversión. También los rendimientos de las cuentas de corrientes. La única excepción serían los planes de pensiones, que se incluyen dentro de las rentas del trabajo.

Así, la subida será de un punto para rentas del ahorro de más de 200.000 euros, pasando del 26 al 27 por ciento. Y será de un 28 por ciento para rentas de 300.000 euros. Esta medida busca recaudar 204 millones de euros.

Robles tampoco ve positivo este impuesto porque es “penalizar el ahorro, algo que siempre es negativo, y en un momento donde la inversión se está resistiendo”. Por el lado positivo, el incremento del impuesto es muy limitado señala.

Publicidad
En portada
Publicidad
Noticias de