Cómo blindar la hipoteca ante la subida del euríbor

El hipotecado cuenta con herramientas para blindarse ante la subida del euríbor. Novación, subrogación o nueva hipoteca, ¿Qué elegir?

El euríbor, el índice al que se referencian la mayoría de las hipotecas, sigue desbocado y en tasa diaria ya ha marcado el 2,1 por ciento. Esto pondrá en apuros a los hipotecados a tipo variable que ahora tienen que revisar sus créditos.

Especialmente dura será la revisión de las hipotecas firmadas entre 2013 y 2017, cuando, a pesar de que los tipos de interés estaban en mínimos, los diferenciales no bajaban del 2 por ciento por el difícil momento que atravesaba la banca y que provocó el cierre del crédito.

Publicidad

En definitiva, los hipotecados a tipo variable verán como sus cuotas mensuales se disparan. Pero no todo está perdido. Ante esta situación todavía hay margen de maniobra y los hipotecados pueden tomar una serie de decisiones que les proteja de esta subida.

Las tres opciones que tiene el hipotecado

Miquel Riera, experto en hipotecas de HelpMyCash, explica que el hipotecado tiene tres opciones. “Si quiere una protección completa y para siempre, puede pasar su interés de variable al fijo”. De este modo, la cuota será estable para todo el plazo, pase lo que pase con el euríbor. 

En cambio, “si quiere mantenerse con un interés variable, puede rebajar su diferencial”. En este caso, las cuotas no subirán tanto cuando se revise con el euríbor al alza.

Publicidad

En este caso, Riera advierte que “conviene tener presente que se asume un mayor riesgo, pues las cuotas podrían dispararse en el futuro si el euríbor sigue subiendo”.

Publicidad

Finalmente, Riera señala que el hipotecado podría pasarse al tipo mixto. “Es una alternativa adecuada si se cree que el euríbor se estabilizará o bajará dentro de unos años: la cuota será estable mientras el euríbor suba y pasará a depender de este índice al cabo de un tiempo, normalmente de diez años”, añade el experto.

El riesgo, en este caso, es que el euríbor siga alto a medio y a largo plazo. 

Novación, subrogación o una nueva hipoteca, ¿Qué elegir?

Todas las operaciones mencionadas se pueden llevar a cabo con una novación, con una subrogación o con la contratación de una hipoteca nueva, explica Riera, pero en estos casos, novaciones y subrogaciones serían más económicas para el hipotecado que contratar una nueva hipoteca, ya que implica cancelar la que se tiene vigente.

Estefanía González, portavoz de finanzas personales de Kelisto, explica que la novación consiste en negociar un cambio en las condiciones de la hipoteca con el banco. “Es la solución más barata, pero los bancos no siempre ofrecen las propuestas más agresivas a sus propios clientes”.

La subrogación se basa en cambiar la hipoteca de banco. “Es una opción algo más cara, pero cuando se hace para cambiar el tipo de variable a fijo, los costes están bonificados por ley”, recuerda González.

Publicidad

El experto en hipotecas de iAhorro, Simone Colombelli, cree que el momento ideal para hacer una subrogación de una hipoteca variable a una fija se dio hace unos meses.

Ahora, “en función de la operación y, sobre todo, del perfil del cliente, los bancos también pueden hacer buenas ofertas, aunque no tan buenas como las de meses atrás”, declara Colombelli.

Colombelli también agrega algo importante para aquellos que no estén conformes con su hipoteca actual: “Si quieres cambiarte porque consideras que tu hipoteca es muy mala respecto a lo que hay en el mercado y tienes una variable con un diferencial muy alto, también puedes cambiarla por otra variable.

Los diferenciales que se pueden encontrar giran en torno a 0,5 por ciento o 0,6 por ciento; y "cuando las ofertas de fija sean mejores podrás volver a subrogarte; hacer una subrogación no es algo común en España, pero en otros países de Europa o en el Reino Unido sí lo es”, setencia Colombelli.

Publicidad

En cuanto a la cancelación de la hipoteca y la firma de una nueva, “podría merecerte la pena” si la oferta lograda es buena, aclara González.

Para finalizar, González aconseja tener en cuenta los costes de la operación y no cerrarse a ninguna opción.

En portada
Noticias de